Licencias ilegales se rastrean en calles de Ecuador
Corte Constitucional delimitó temas para una consult…
Maestros y padres sostienen la enseñanza inclusiva virtual
200 emprendimientos reactivan a Portoviejo
Iñaquito identificó sus mayores problemas y pide soluciones
148 productos locales entrarán a Guatemala con acuer…
Perú aprueba ley para incinerar al fundador de Sende…
Estados Unidos registró un cruce fronterizo masivo d…

Las universidades en línea cubren la falta de cupos

La educación en línea y a distancia es una alternativa cada vez más considerada por estudiantes del país y la región. Foto: Freepik.es

La educación en línea y a distancia es una alternativa cada vez más considerada por estudiantes del país y la región. Foto: Freepik.es

La educación en línea y a distancia es una alternativa cada vez más considerada por estudiantes del país y la región. Foto: Freepik.es

Para el 2040, la cifra de estudiantes universitarios latinoamericanos se habrá duplicado y alcanzaría los 65,6 millones, de acuerdo con un reporte del Grupo de Estudios Población y Sociedad de España difundido en años pasados.

Rafael Puyol, presidente de la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR) de España, afirma que el impulso de la formación en línea en el futuro tendrá relación con el crecimiento de la demanda de estudiantes que se sigue dando en todos los países del mundo.

“Las universidades no tienen la infraestructura suficiente para que nuestros jóvenes sigan la carrera de sus sueños”, sostuvo el presidente Lenín Moreno en el marco del Acuerdo Nacional por la Educación Superior, el año pasado.

Esto, al asegurar que mientras 300 000 jóvenes se graduaron de bachilleres en el 2019 en el país, solo había 179 000 cupos en las universidades.

En Ecuador, solo uno de cada dos bachilleres obtiene un cupo universitario, afirma Jimmy Condel, presidente de la Comisión de Educación de la Asamblea (con licencia por las elecciones).

“Se vuelve cada vez más difícil conseguir un cupo para los estudiantes en el sistema universitario público, sobre todo para aquellos con menos ingresos económicos y aquellos del sector rural”, afirma Luis Tobar, PhD en Economía.

En este marco, la educación en línea se proyecta como una respuesta a esta falta de cupos.

Universidades online a distancia, como la UNIR, no solamente llenan esta necesidad insatisfecha, sino que además sus títulos son reconocidos por la Secretaría de Educación Superior (Senescyt).

Además, la metodología de la UNIR es 100% en línea y no tuvo que cambiar del modelo presencial al virtual. “Esta universidad apuesta por la calidad que ofrece en cuanto a sus recursos digitales. Realiza una labor académica positiva en España y América Latina. Aspira a ser líder de la enseñanza en línea en español”, explica el Presidente de la UNIR.

Además, el uso de las nuevas tecnologías en la educación superior transforma el proceso de aprendizaje. Existe un abordaje diferenciado y personalizado de los estudiantes, por parte de tutores, docentes, directores de trabajos finales y dirección académica.

Tobar también concuerda en que la digitalización no solo es una alternativa, sino una necesidad en la educación superior.

Las experiencias que se ha tenido a través de las clases virtuales mediante diversas plataformas digitales generan una participación activa de los estudiantes mediante un esquema de trabajo dinámico.

Antes de la pandemia, Puyol asistió a las ceremonias de graduación de estudiantes de la UNIR egresados en Colombia y Ecuador. “Fue una de las mayores satisfacciones que tuve en mi carrera profesional, con más de 50 años de experiencia”. Indica que los estudiantes se sienten agradecidos por la oportunidad de finalizar sus estudios en esta universidad.

Rafael Puyol menciona también que los estudiantes que viven en zonas rurales de países como Ecuador, Colombia o México lograron finalizar sus estudios en línea.

Las universidades online resuelven una serie de problemas ya que los alumnos que, por motivos personales o profesionales, no logran acudir a centros de estudio presenciales encuentran en la educación en línea una alternativa con calidad académica. Esto, sin importar el espacio geográfico en el que se encuentren. Y lo más importante es que se adaptan a las demandas actuales del mercado laboral.

Según datos de la UNIR, que cuenta con 29 000 estudiantes en América Latina, el 68% de sus graduados en esta región mejoraron sus condiciones laborales tras acabar sus estudios a distancia; el 61% logró un aumento salarial; el 40% alcanzó un ascenso; y el 36% se cambió a un trabajo con mejores condiciones.

Estudios en la región y el mundo prueban que la educación superior amplía las posibilidades de acceso a puestos de trabajo mejor remunerados. Además, estas personas tienen menos probabilidades de caer en el desempleo. 

Suplementos digitales