Informe a la nación
Diego Ordóñez: ‘La consulta no está entre los temas …
La proximidad de Santo Domingo a su cárcel expone a …
Apuesta Ecuador abrió la convocatoria para su segund…
Postulantes con bajo puntaje tienen oferta académica…
28 estudiantes alcanzaron el puntaje perfecto para a la ‘U’ 
Jenny Jaramillo ganó el Premio Mariano Aguilera a la…
45 000 insumos para cédulas entregó el IGM al Registro Civil

Los problemas de salud mental aumentaron en los universitarios

Imagen referencial. Los profesionales coinciden en que los trastornos mentales y de conducta repercuten en la concentración y productividad académica. Foto: Pixabay

Seis problemas de salud mental crecieron durante la pandemia del covid-19 en los universitarios de Cuenca: depresión, ansiedad, estrés postraumático, trastornos de alimentación y de sueño y consumo de alcohol.

Así lo revelan las universidades de Cuenca, del Azuay (UDA) y la Católica, que dan atención gratuita ante la alta demanda. También empeoró el pronóstico en los estudiantes que ya presentaban este tipo de problemas.

Las tres universidades siempre brindaron atención con uno o dos psicólogos permanentes. Pero desde marzo de 2020 tuvieron que adaptarse a la virtualidad y aumentaron hasta seis psicólogos, con atenciones en línea las 24 horas.

La Universidad Católica pasó de atender un promedio de 85 pacientes por ciclo a 150, de entre 18 y 25 años de edad. La de Cuenca, 140; y la UDA, unos 80 por mes. Eso significó el triple de lo que veían antes. Durante el confinamiento atendían toda la semana.

Las crisis emocionales eran por duelos de familiares o secuelas del covid-19, violencia intrafamiliar, problemas económicos, falta de conectividad, sentirse aislados de sus pares, incomodidad de exponer sus hogares en clases ‘online’, entre otros temas.

María José tiene 20 años y en octubre de 2020 ingresó a primer año de Odontología en la Universidad de Cuenca. Sentía ansiedad por no conocer a la gente en persona, hacer amigos y participar de los debates en clases.

Para la psicóloga María Eliza Manzano, los bachilleres que entraban por primera vez a la universidad enfrentaron más angustia, porque no era lo que esperaban con las clases virtuales: “cambios en el estilo de vida y para relacionarse con sus pares”.

Claudia, de 22 años, no pudo asimilar la pérdida de su padre por el covid-19. A Juan Carlos, de 24, le dio ansiedad porque sus padres se quedaron sin trabajo, y esto afectó a la economía familiar y discutían con frecuencia. Los dos reciben asistencia psicológica.

Para Paola Ordóñez, de la Universidad Católica, pasar las 24 horas con familiares a los que no estaban acostumbrados y en entornos complejos detonó en violencia doméstica, ansiedad y depresión en los estudiantes.

Dar contención a estudiantes desde lo virtual fue un reto, pues la persona contaba su historia desde casa y el agresor estaba en la otra sala. “En esas condiciones, salían a la calle para tener privacidad”, dice el psicólogo Sergio Iglesias.

Para los profesionales, al principio fue difícil aplicar el examen mental y la psicoterapia, porque antes lo hacían observando al paciente, cómo está vestido, forma de hablar, gesticulación, aseo y más detalles para la valoración.

Pero con la virtualidad, dicen, el alumno tiene más flexibilidad con sus tiempos y son más constantes en las terapias. En promedio, una persona con trastornos emocionales leves recibe una terapia mensual; los graves, hasta cuatro.

Antes de la pandemia, los psicólogos veían cuadros leves de depresión en los estudiantes. Luego aumentaron la sintomatología y la gravedad. Eso se reflejó en un mayor porcentaje de ideación suicida y adicciones al alcohol o sustancias psicotrópicas.

Además, identificaron que los estudiantes poscovid-19 y por duelos no resueltos, enfrentan múltiples trastornos a la vez. “Tienen ataques psicóticos, como alucinaciones y delirios. Esos casos son derivados al psiquiatra”, explica Paola Ordóñez.

En la Universidad Católica, ocho de cada 20 pacientes con depresión son derivados al especialista para una intervención más amplia. Siempre se recomienda que sean vigilados sobre el control de los psicofármacos, por temas de intoxicación.

Los profesionales coinciden en que los trastornos mentales y de conducta repercuten en la concentración y productividad académica. En la Universidad de Cuenca el rendimiento de estas personas bajó en un 25%.
No obstante, las unidades de Bienestar Estudiantil también se han preocupado de que los universitarios tengan un tratamiento especial respecto de sus tareas y que no se vulneren sus derechos.

Universidad Católica

Cada Facultad  tiene un consejero que está en la Unidad de Bienestar y da cita con el psicólogo. Los profesionales atienden de forma virtual de 08:00 a 22:00. Presencial, solo en el día. Hay consultorios en las sedes de Azogues, La Troncal y Macas.

Universidad de Cuenca

Cuenta con seis psicólogos  que trabajan por turnos, de 08:00 a 18:00, en el campus central. Siempre hay una línea telefónica las 24 horas, los siete días de la semana, para emergencias. Muchas crisis ocurren de noche o en la madrugada.

Universidad del Azuay

El estudiante  que necesite apoyo psicológico debe llenar un formulario en la página web de la institución y un profesional le llamará. La atención es de 08:00 a 13:00 y de 15:00 a 18:00, de forma híbrida. Los consultorios están en el campus central.