Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 31 de julio del 2021
Riobamba, en campaña para reactivar el turismo
Paseo Agroecológico de Guápulo se hace con emprendedores
Jóvenes se preparan para el nuevo examen Transformar
La Asamblea Nacional debate la legalización de lotes…
Arancel baja desde este 1 de agosto para bicicletas,…
Íñigo Salvador: ‘Hay entidades en donde campea la co…
La viuda de Jovenel Moise dice que considera postula…

Médicos del HCAM colgaron sus mandiles como protesta pacífica por la falta de medicinas e insumos para los pacientes

El motivo de la protesta es la falta de medicamentos, como antibióticos, inmunosupresores y otros para los pacientes. Además, no hay atención en quimioterapias. Foto: Captura de pantalla

Los médicos y pacientes del Hospital Carlos Andrade Marín del IESS (HCAM) aseguraron que se les terminó la paciencia. Hoy, lunes 7 de junio del 2021, realizaron una caminata y un plantón de protesta por la falta de medicinas e insumos para la gente con enfermedades catastróficas que se atiende en ese centro asistencial, ubicado en las avenidas Universitaria y 18 de Septiembre, centro de Quito

El plantón se denominó ‘Plantón por la vida’ y se desarrolló en el interior de la casa de salud. Comenzó en el área de consulta externa de neumología.

A las 11:30, los galenos se reunieron en un parqueadero del establecimiento y de allí caminaron hacia uno de los accesos junto a los pacientes y sus familiares. Con pancartas y megáfonos, ellos protestaron porque no hay medicinas ni equipos suficientes para brindar un adecuado servicio de salud.

“Hoy se conmemoran 51 años de este emblemático hospital para la ciudad y los afiliados del IESS, el cual se encuentra en absoluta falta de liderazgos. No hay medicinas, la gente con cáncer se está muriendo”, manifestó el médico Cristhian Cevallos. 

Como una protesta simbólica y pacífica, él y sus compañeros colgaron los mandiles blancos en las afueras del hospital por la falta de atención de parte de las autoridades gubernamentales. Esta es una señal de inconformidad contra la situación que enfrenta este sanatorio de especialidades. 

“A las autoridades les hemos hecho llegar nuestros requerimientos; sin embargo, esta semana no tenemos autoridades porque renunció el gerente y la directora médica. La situación es muy crítica”, expresó el intensivista Abel Godoy. 

Los médicos del HCAM colgaron sus mandiles como protesta pacífica por la falta de medicinas e insumos para los pacientes. Foto: Captura de pantalla

Junto a los galenos se encontraba un grupo de pacientes de diferentes fundaciones y organizaciones. “Queremos que se priorice la salud, quienes padecen enfermedades catastróficas no pueden seguir esperando los medicamentos”, dijo Gustavo Dávila de la fundación Jóvenes contra el Cáncer.

Mauricio Zúñiga, representante de la Asociación de Trasplantados del Ecuador, se quejó de que las familias no tienen ingresos para pagar los costosos tratamientos. Aseguró que los problemas se agravaron desde que comenzó la pandemia del covid-19 en marzo del año pasado.

Juan Carlos Toledo es un trasplantado hepático que no puede conseguir la receta cuyo costo asciende a USD 700. “No nos ayudan, estamos arriesgando nuestras vidas”, dijo. 

En un mensaje, que se divulgó a pacientes, se señala: “los médicos no tenemos con qué tratar a los pacientes”. Este Diario accedió a unos informes sobre la situación del HCAM. Con fecha del 31 de mayo del 2021, en el memorando Nro. IESS-HCAM-JACI-2021-0583-M, se explica que hay una falta de fármacos para la atención del enfermo crítico, es decir, quienes están en la unidad de cuidados intensivos (UCI)

Entre ellos constan 25 fórmulas, entre ellas, sedantes, anestésicos, relajantes musculares, opioides, antibióticos de amplio espectro y antifúngicos. Muchos de estos se usan para tratar a los contagiados de SARS-CoV-2, causante de la enfermedad covid-19. Además, para quienes tienen infecciones multirresistentes, etc. 

“La falta de estos medicamentos pone en riesgo a los pacientes atendidos en la Unidad de Cuidados Intensivos y sus desenlaces, exponiendo al enfermo y a los profesionales que le atienden a no conseguir los resultados clínicos esperables”, se lee en el documento. 

Adicionalmente se detalla que no hay dispositivos médicos, como catéteres venosos para la infusión de los fármacos.
En el memorando además se insiste en que hay una “limitada capacidad resolutiva”. Por eso piden que se agilicen los procesos de compras públicas pendientes. Se solicita a los servicios quirúrgicos y de anestesia que se limite su actividad a los procedimientos programados

También recuerdan a los servicios clínicos y quirúrgicos que se anticipen a los pacientes y familiares sobre posibles derivaciones. 

Este lunes, en redes sociales circuló un oficio sobre la renuncia irrevocable del gerente general encargado del HCAM, Plinio Alvear. Él estuvo en el cargo desde el 23 de diciembre del 2020. 

La semana anterior, el vicepresidente Alfredo Borrero visitó el HCAM. Lo hizo junto a la ministra de Salud, Ximena Garzón.

“No puedo entender siendo un médico, que ha manejado un hospital, que no haya medicamentos. Vamos a investigar con la finalidad de cambiar el sistema para ustedes. Nuestra razón de existencia como gobierno son ustedes, la gente más pobre”, expresó Borrero.