Se derrumba un edificio de departamentos de 12 pisos…
El presidente de Bolivia, Luis Arce, llega a Venezue…
Rescatan a 27 migrantes atrapados en una tormenta de…
En las calles de Otavalo, en Imbabura, se volvió a c…
Banco Interamericano de Desarrollo dice que las cris…
Sentencia agravada contra taxista por abusar sexualm…
Fiscalía reorganiza la investigación de los Ina Pape…
Chile confirma primer caso de la variante delta en u…

Personal médico se aloja en hoteles y otras instalaciones

Médicos del hospital de Ambato y del IESS ocupan las instalaciones del club Macará. Foto: Cortesía: Club Macará

Médicos del hospital de Ambato y del IESS ocupan las instalaciones del club Macará. Foto: Cortesía: Club Macará

Médicos del hospital de Ambato y del IESS ocupan las instalaciones del club Macará. Foto: Cortesía: Club Macará

Ambato, Riobamba, Pastaza, Cuenca, Loja, Guayaquil y Manta habilitaron residencias temporales para el personal médico que trabaja con pacientes que tienen covid-19.

Hoteles, dependencias religiosas e instalaciones deportivas alojan a médicos y enfermeras, principalmente.

En Quito, el Municipio aún está en el proceso de contratación de los establecimientos de hospedaje, indica Analía Ledesma, concejala y presidenta de la Comisión de Salud.

En una primera fase consta la adecuación de 11 sitios, con 129 habitaciones.
La residencia del club Macará de Ambato es utilizada por 32 médicos, enfermeras y auxiliares del hospital Docente y del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social de Ambato.

Los dirigentes deportivos prestaron el edificio que cuenta con 16 habitaciones, sala de esparcimiento, comedor, cocina y un museo de los logros del equipo ‘Ídolo de Ambato’.

Patricio Porras, coordinador del IESS Ambato, indicó que ellos se hacen cargo de la limpieza, desinfección de las instalaciones y alimentación de los galenos. “El personal no va a sus casas como medida de precaución. Así evitamos que sus familiares se contagien”.

El complejo del equipo ‘Celeste’ está en el cantón Cevallos, a una hora de Ambato.

Alexandra Agualango es una de las enfermeras del hospital de Ambato. Se alojó en el complejo, para no poner en riesgo a su bebé y su esposo. Ella está con cuatro compañeras.

En Pastaza, las habitaciones del hotel Los Cofanes y la hostería El Pigüal son utilizadas por un grupo de médicos del hospital de Puyo.

Alexandra Zambrano, dueña de Los Cofanes, contó que 49 médicos están ahí. En El Pigüal residen 15 galenos del hospital básico del IESS de Puyo.

En Riobamba, un seminario bíblico que acogía a los niños y jóvenes de las iglesias cristianas es el hogar temporal de cinco médicos y enfermeras del Hospital del IESS. El sitio tiene capacidad para 50 personas, por lo que las autoridades de esa casa de salud prevén que el número de médicos asilados aumentará este mes.

“Los doctores que trabajan en el área Covid temen regresar a sus casas, por eso optaron por alojarse en este sitio. Lo conseguimos gratuitamente y gracias a la generosidad de la iglesia que lo administra”, cuenta Laura Ulloa, trabajadora social del IESS.

Yumisi Oliva, médica de la unidad de cuidados intensivos, fue una de las primeras en aceptar el alojamiento. “Tomé la decisión, por la seguridad de mis dos hijitos pequeños. Estar alejada de ellos es muy difícil, los extraño mucho, hablo con ellos todas las noches y eso me devuelve los ánimos”.
Ulloa explica que el espacio es para médicos titulares y residentes, y el equipo del hospital que tiene contacto con pacientes con coronavirus, como personal de limpieza, guardias de seguridad y enfermeras.

El Ministerio de Salud habilitó las residencias para médicos de los centros de salud tipo dos; ahí están 12 personas.

“No he visto a mi hijo en casi un mes, no regreso a mi casa por la seguridad de él y de mis papás. Trabajar en el área Covid es muy duro, muchas veces con el resto del equipo hemos llorado mucho, pero pensamos en nuestras familias y tratamos de animarnos y seguir”, dice Cristina Muñoz, médica.

La Arquidiócesis de Cuenca, el Municipio de Loja y la Universidad Técnica Particular de Loja pusieron a disposición espacios cómodos.

En Loja se abrieron dos centros. El Campamento Multinacional acoge a 10 médicos y enfermeras del Hospital Isidro Ayora. Tiene capacidad para 60 personas y la cifra varía cada semana. El Municipio -como propietario- da mantenimiento. El otro está en el Centro Marista de la Universidad Técnica Particular de Loja, pero aún no es ocupado.

El Seminario San Luis, de la Curia de Cuenca, acoge a enfermeras del hospital Vicente Corral Moscoso. La Empresa Municipal de Movilidad facilita los buses para el traslado del personal. “Este espacio está disponible para 80 personas”, dijo el coordinador de la zonal 6 del Ministerio de Salud Pública, Julio Molina.

En Manta funciona el plan Casas de Acogida para que los establecimientos de alojamiento en el cantón cedan sus instalaciones. La idea surgió a finales de marzo pasado.

Hasta el momento, tres hoteles y una onegé dieron sus espacios. Estos son el Manta Beach, Club San Juan, hostal Malecón Blue y la fundación católica Jubasca. También está el centro geriátrico municipal, pero aún no está ocupado.

El plan es liderado por el Municipio manabita, en conjunto con la empresa privada.

50 profesionales usan las habitaciones, dotadas de aire acondicionado, TV, baños privados y áreas comunales.

Los médicos son del Ministerio y el IESS. Cada uno se inscribió en el Municipio, que habilitó un canal de comunicación en la página web.

Liseth Ramírez, médica general, cuenta que de esta forma evita el contacto con su hijo menor de edad. Lleva una semana en uno de los hoteles.

En Guayaquil, el Municipio habilitó 106 hospedajes, distribuidos en tres hoteles. Corona Real tiene 30 habitaciones, Alexander con 41 plazas y Sanders con 35. En todos hay servicio de desinfección diaria y se ofrecen desayunos.

%2Fposts%2F3420109578012780&show_text=true&width=552&height=608&appId” width=”100%” height=”608″ style=”border:none;overflow:hidden” scrolling=”no” frameborder=”0″ allowTransparency=”true” allow=”encrypted-media”>