Proceso electoral contará con un resupuesto de USD 9…
CNE cerró registro de partidos con 276 agrupaciones …
Desfile cívico se desarrolló en el centro de Guayaqu…
Adulto mayor se enterró vivo en Colombia por falta d…
No todos los asambleístas asistirán al primer Inform…
Furgoneta escolar y vehículo se impactan en carril e…
Ceremonia militar da inicio al festejo del Bicentenario
Lasso pronunciará, este 24 de mayo, su informe tras …

31% de niños entre tres y cuatro años tiene una dosis contra el covid-19

El 15 de febrero del 2022 se inició la vacunación a niños de tres y cuatro años en Quito, Loja, Zamora y Machala. Foto: archivo / EL COMERCIO

En pleno pico de contagios por la variante Ómicron, por primera vez desde el inicio de la pandemia, Alexandra, de 35 años, se contagió de covid-19. Recuerda que sintió un poco de temor no solo por ella sino por su hijo de cuatro años.

Cuando habló con su médico de confianza, lo primero que le preguntó fue si estaban vacunados. Su respuesta fue que sí, ella tenía las dos dosis, pero Dennis todavía no recibía ninguna.

“Me preocupé porque mi hijo no tenía la vacuna contra el covid. En octubre recién cumplió cuatro años y para ellos no estaba autorizada”, menciona.

Alexandra comenta que pasó la enfermedad sin mayores complicaciones y no tiene la certeza de si su hijo también se contagió. La recomendación del médico fue que apenas pueda le coloque la vacuna. “Cuando supe que ya podía recibirla me sentí aliviada y más segura”, dice.

Un 9,38% tiene dos dosis

Han transcurrido casi dos meses desde que el Ministerio de Salud autorizó la vacuna contra el covid-19 a niños y niñas de tres y cuatro años de edad.

Este proceso arrancó el 15 de febrero del 2022 en Quito, Loja, Zamora y Machala y seis días después se extendió a todo el país.

Según los datos del Vacunómetro, hasta el 18 de abril, 207 968 menores de tres y cuatro años tienen una dosis del biológico, lo que representa el 31.36%, y apenas 62 174 (9.38%) cuentan con las dos. La población estimada en este rango de edad es de aproximadamente un millón, según las autoridades.

La decisión de inmunizar a este grupo etario se dio tras un análisis del Comité de Asesores sobre Prácticas de Inmunización (CAPI). A este grupo, al igual que el de cinco a 11 años, se les aplica el biológico de Sinovac en un intervalo de 28 días.

En el Lineamiento para la vacunación de este grupo se detalla que en enero y febrero del 2022 se produjo un incremento en el diagnóstico y registro de casos por covid-19 entre los cero años hasta los cuatro, así como un aumento en el número de hospitalizaciones en relación con el 2021.

Frente a este panorama, el Ministerio de Salud aprobó la vacunación. La ministra de Salud, Ximena Garzón, señaló que en la mayoría de niños la enfermedad pasa desapercibida y se recuperan en casa, sin embargo, en algunos casos, se puede complicar.

Las vacunas son seguras

Joanna Acebo, presidenta de la Sociedad Ecuatoriana de Pediatría, menciona que uno de los riesgos de no vacunar a los niños y que contraigan el virus es que pueden desarrollar el síndrome inflamatorio multisistémico.

Este síndrome causa una inflamación generalizada que afecta varios órganos y se manifiesta, principalmente, con fiebre intensa y dolor abdominal. Acebo indica que puede dejar graves secuelas si no se detecta oportunamente.

Para evitar estas complicaciones, la especialista insiste que los niños deben ser vacunados. Recuerda que en el país ya se está inoculando hace más de un año y en general no se han reportado efectos adversos graves.

“Ahora vemos disminución en la mortalidad, en las hospitalizaciones. Las vacunas son para eso, para evitar que la enfermedad se agrave”, sostiene.

La pediatra Helen Medina agrega que la vacunación también es beneficiosa porque los niños duplican mucho más virus en la vía nasal y se convierten en agentes transmisores.

Ambas especialistas señalan que la evidencia científica ha demostrado que los biológicos son seguros en toda la población y generan anticuerpos. Agregan que es una medida efectiva para evitar complicaciones en los menores.

Por ello Acebo recomienda a los padres y madres que lleven a vacunar a sus hijos y que completen el esquema con las dos dosis.

Tras la inoculación, indica, en algunos casos es normal que se presente dolor en el lugar de la inyección o malestar. Sin embargo, si hay fiebre persistente debe llevarlo de inmediato al médico.

La pediatra subraya que las 48 horas posteriores a la inmunización son importantes y hay que observar si se presenta algún signo de alarma. También debe mantener contacto con el especialista.

Suplementos digitales