Gobierno evalúa riesgos de nueva variante de coronav…
Conaie dice que no irá a diálogos sin resultados
Director y guía de la cárcel de Guayaquil, despedido…
Animada jornada de compras en Guayaquil por extensió…
Arte y artesanías en los corredores culturales
La formación de un ‘tornado’ sorprendió a Quito
408 plazas, en Zona Azul para motocicletas en Quito
Leyes para uso progresivo de la fuerza y seguridad p…

La ONU alerta ante retrocesos de los derechos de las mujeres

Zeid Raad al Hussein cita la mortalidad materna, embarazos no deseados y deserción escolar entre las consecuencias de privar a las mujeres de sus derechos.

Zeid Raad al Hussein cita la mortalidad materna, embarazos no deseados y deserción escolar entre las consecuencias de privar a las mujeres de sus derechos.

Zeid Raad al Hussein cita la mortalidad materna, embarazos no deseados y deserción escolar entre las consecuencias de privar a las mujeres de sus derechos. Foto: Flickr

El alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, alertó, el 7 de marzo de 2017, contra las modificaciones legislativas que van en contra de los derechos de las mujeres y que en vez de velar y promocionar su bienestar cercenan aún más sus libertades.

A la víspera de que se celebre el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, Zeid quiso “honrar la lucha en pro de los derechos humanos de millones de mujeres que han exigido el respeto de sus derechos y los de los demás”.

El máximo responsable de derechos humanos de la ONU recordó que los avances del movimiento feminista han sido lentos pero sostenidos, pero alertó que, actualmente, se percibe en varios lugares del mundo un retroceso en el proceso de igualdad.

“En demasiados países asistimos ahora a un contraataque contra los derechos de la mujer, una reacción que nos perjudica a todos. Debemos permanecer en alerta: el avance de los últimos decenios es frágil y en modo alguno debería darse por sentado”, subrayó.

“Resulta en extremo desconcertante comprobar los retrocesos recientes en las principales leyes de muchas regiones del mundo, basadas en una renovada obsesión de controlar y limitar las decisiones de la mujer sobre su cuerpo y su vida, y en la idea de que su función social debería limitarse fundamentalmente a la reproducción y la familia“, agregó.

El comunicado citó ejemplos de varios países, como el de Burundi, donde existe una ley sobre la violencia contra las mujeres que culpa a la mujer que padece la violencia de género por su “atuendo indecente” o su “conducta inmoral”.

Una ley sobre el matrimonio precoz que se aprobó la semana pasada en Bangladesh contiene una cláusula que permite que las muchachas menores de 18 años contraigan matrimonio en “circunstancias especiales” que no aparecen definidas en el texto de la propia ley, denuncia Zeid.

En la Federación de Rusia, “los activistas no lograron detener la despenalización de determinadas modalidades de violencia doméstica“, denuncia el texto.

“Los esfuerzos de dirigentes políticos y de la sociedad civil encaminados a permitir el acceso a los derechos sexuales y reproductivos bajo determinadas circunstancias en El Salvador, la República Dominicana, Honduras y Nicaragua se enfrentan a una enérgica resistencia y han generado contrapropuestas legislativas y políticas”.

“Como siempre, quienes pagan el precio más oneroso por esas políticas son las niñas y las mujeres que más marginación padecen”, puntualiza el alto comisionado. Zeid recuerda que habida cuenta de que la mayor parte de la población joven se concentra en países en desarrollo, las medidas regresivas que niegan a las niñas y las mujeres el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva tendrán efectos devastadores.

Y cita entre ellos mayor mortalidad materna, más embarazos no deseados, menos muchachas que concluyan los estudios y la repercusión económica derivada de la falta de integración de las mujeres en la fuerza laboral.

Suplementos digitales