Ministro de Salud: ‘Es probable que las personas en el sur de Quito hayan ganado más inmunidad’

Juan Carlos Zevallos, ministro de Salud, se refirió a la situación de Quito frente al impacto del covid-19. Foto: Twitter Juan Carlos Zevallos

Juan Carlos Zevallos, ministro de Salud, se refirió a la situación de Quito frente al impacto del covid-19. Foto: Twitter Juan Carlos Zevallos

Juan Carlos Zevallos, ministro de Salud, se refirió a la situación de Quito frente al impacto del covid-19. Foto: Twitter Juan Carlos Zevallos

La mañana de este martes 16 de junio del 2020, el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, conversó con EL COMERCIO, sobre la ocupación de camas en hospitalización y en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), para pacientes con covid-19, en Quito, a 13 días del paso del semáforo amarillo.


El Ministerio de Salud llevaba a cabo un muestreo probabilístico, que usted explicó era una especie de ‘exit poll’ epidemiológico’. ¿Según ese estudio, qué porcentaje de la población de Quito se ha contagiado con covid-19?

Hasta el 24 de mayo, que realizamos un segundo estudio en Quito, se concluyó que el 33% de la población tenía defensas, inmunidad (contra el covid-19). Pero basado en las experiencias de Guayaquil y de otros países calculo que ya estará en alrededor del 45%. Pero tengo evidencias únicamente sobre la cifra del 33% de inmunidad.

En los barrios del sur de la capital se registran más casos. ¿Se puede decir que hay más ciudadanos inmunizados en esa zona de la ciudad, ya que usted dijo tiempo atrás que en unos sectores hay más anticuerpos que en otros?

Sí. Allá es donde más salida desordenada de la gente hubo y es evidente que hay más contagios. Pero la parte interesante es que nueve u ocho de cada 10 personas pasan la enfermedad sin síntomas o con síntomas leves. El 90% de esa gente se curó o no necesitó hospitalizarse. Es probable que las personas en el sur de Quito hayan ganado más inmunidad. Mire lo que pasa ahora en Guayaquil, en donde prácticamente casi no hay casos nuevos, muy poquitos, porque allá ya pasó esa explosión de contagios. Si los contagios suceden al mismo tiempo se pone en problemas al sistema sanitario.


Usted siempre ha dicho que existen diferencias en la velocidad de contagio de Guayas con relación al resto de país. Se desaceleró el ritmo de contagios en Quito con el confinamiento. Pero, ¿qué efecto ha tenido el paso al semáforo amarillo, que implicó mayor movilidad, desde el 3 de junio?

Exactamente, hay diferencias en la velocidad de contagio. Acá en Quito hay brotes pequeños, no quiero minimizar el efecto de brotes, pero no son esa explosión, esa curva exponencial que se vio en Guayaquil en la primera semana de marzo, especialmente. Ha sido más sosegado, paulatino, acá.

Anoche el Alcalde de Quito escribió en Twitter que hablará con el Comité de Operaciones de Emergencia porque hay una preocupante demanda de camas en hospitalización y en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). Los médicos también nos dicen que están a tope en las UCI. ¿Pesó o no el cambio de semáforo en la realidad?

Entiendo la preocupación del alcalde (Jorge) Yunda, eso es respetable, pero los contagios no se ven inmediatamente reflejados en la demanda de camas. Usted ha visto corren tres o cuatro semanas después del contagio. La repercusión del cambio de semáforo en Quito no se ve inmediatamente. Estos contagios (por los que se requieren camas en estos días) ocurrieron por tres situaciones: el anuncio de semaforización y del paso de semáforo amarillo del 4 de mayo; el Día de la Madre (10 de mayo) y las manifestaciones públicas que incidieron en que haya más contagios ahora y más demanda de camas. Es cierto que estamos con un aumento muy grande de demanda de camas, pero no significa que no hayan. Tenemos un plan con varios ejes, el primero la contratación de talento humano, llamamos a 800 médicos, de los cuales 30 aceptaron venir a Quito y están apoyando en el Pablo Arturo Suárez, donde subimos de siete a 37 camas de UCI, para covid-19.

¿Y estas camas están copadas ya?

Yo hablo todas las mañanas, antes de las 08:00, con jefes de terapia intensiva de los hospitales y en este momento (antes de las 10:00 del jueves 16 de junio del 2020) tenemos 15 camas de UCI disponibles en Quito. Hay un tiempo de espera, no es perfecta la adaptación, pero hay camas.

¿Y en ese tiempo de espera la gente podría perder la vida?

De ninguna manera, así funciona: si un paciente se siente mal debe ir, por ejemplo, al Centro de Salud de Guamaní, donde no existe hospitalización para covid-19, pero sí triaje. Los médicos determinan si es infección respiratoria aguda y se le estabiliiza, se le brinda todo lo que necesita y se le traslada en ambulancia hasta el hospital más cercano; es posible que tome un tiempo. Pero llega al Eugenio Espejo, por ejemplo, donde hemos adaptado toda el área de emergencia, para una parte pre UCI. Allí los pacientes esperan hasta que se libere una cama de UCI. No es fácil, hay que desinfectar el lugar, los ventiladores.

¿Mientras qué tipo de atención recibe el paciente?

Obviamente está atendido, hay pacientes que llegan a ser intubados mientras. En general del centro de salud pasan a una cápsula, en la cual son trasladados en ambulancias con presión negativa al hospital más cercano.

¿Cuánto tiempo pasa en promedio un contagiado con este coronavirus en UCI?

Es una excelente pregunta porque en casos de infarto se pasa un día. Acá estamos viendo que el covid-19 pega durísimo al organismo y se demoran hasta 15 días o más. Su estancia en UCI es bien prologanda.

Las 15 camas de UCI que indica están disponibles en Quito, ¿en qué hospitales están?

Las 15 camas están inclusive en la Maternidad Isidro Ayora, pues se puede tener pacientes madres contagiadas; en el Pediátrico Baca Ortiz; Pablo Arturo Suárez, Eugenio Espejo y Enrique Garcés.

¿Es decir, usted afirma que en Quito no está colapsado el sistema sanitario?

No hay un colapso del sistema sanitario, tenemos el número adecuado de camas para atender, habrá períodos de demanda tremenda. El 50% de pacientes vienen del IESS, que atiende a población bastante mayor, con más factores de riesgo; pero hemos asumido esa responsabilidad, les hemos dado a préstamo cerca de 40 respiradores. Tenemos medicina, equipos de protección personal, es una situación controlada.

¿Su mensaje a la gente de Quito es que mantenga la calma?

Ese es el mensaje que quiero dar.