Ucrania y Rusia más lejos que nunca, pese a las nego…
Negociación para TLC entre Ecuador y México se prolonga
Bus interprovincial y un tráiler se vuelcan en vía A…
El encuentro con el tiempo y la tradición familiar e…
La Ruta a Pasa encierra naturaleza, trekking y el as…
La justicia en Ecuador enfrenta cinco problemas complejos
Defendiendo la maglia
El comercio decae por la alta inseguridad en Esmeraldas

Mensajes de texto y correos electrónico para promover la dosis de refuerzo

En Ecuador 5 384 020 personas se han colocado la tercera dosis de la vacuna contra el covid-19. Foto: archivo / EL COMERCIO

Desde diciembre del 2021, en el país se inició la vacunación masiva con el refuerzo contra el covid-19. Su aplicación, inicialmente, estaba prevista que arranque en enero del 2022, sin embargo, ante la alta transmisibilidad de la variante Ómicron, se adelantó.

En diciembre se colocó el biológico a adultos mayores con cinco meses transcurridos de la segunda dosis y progresivamente se fue incluyendo a más grupos de edad.

En la actualidad el primer refuerzo se aplica a toda la población mayor de 18 años con cinco meses de la primera vacuna y a los adolescentes de 12 a 17 años tras seis meses del esquema primario.

32% de población tiene el primer refuerzo

Han transcurrido cuatro meses desde que arrancó este proceso y hasta el 5 de abril del 2022, según datos del Vacunómetro, 5 millones 384 020 personas cuentan con la tercera dosis, lo que representa un 32%.

Entre enero y febrero, en donde ya estaban incluidos los mayores de 18 años, la inmunización con el refuerzo se aceleró, pasando de 2 millones 569 347 el 30 de enero a 4 millones 198 091 el 27 de febrero, con más de un millón 600 000 dosis aplicadas en menos de un mes.

Ese ritmo bajó entre el 13 de marzo y el 5 abril con 632 673 dosis colocadas en ese periodo.

Incentivar la vacunación

Para promover la vacunación contra el covid-19, las autoridades sanitarias del país trabajan en varias estrategias. La ministra de Salud, Ximena Garzón, señaló que han tomado nuevamente contacto con empresas privadas para inmunizar a su población de influencia, es decir a los colaboradores y sus familiares.

También han dialogado con universidades para que incentiven a los estudiantes que ingresan al nuevo ciclo lectivo a que se vacunen con la tercera dosis.

La funcionaria hizo un llamado a las madres y padres de familia para que lleven a sus hijos a recibir las dosis. Este grupo es el que menos cobertura de vacunación tiene.

Las cifras muestran que el 31.36% de menores entre tres y cuatro años tiene una dosis y solo el 9.38% cuenta con las dos.

“Si bien no es obligatoria la vacunación para que puedan ir a clases, es importante que los protejan”, dijo este 21 de abril la titular de Salud.

La gerente del Plan Nacional de Vacunación, Cristina Aldaz, mencionó que estas estrategias están enfocadas a la población mayor de 50 años, que es la más vulnerable al virus.

Detalló que se están enviando mensajes de correo electrónico y de texto a las personas que no se han colocado el refuerzo y se les da a conocer todos los centros disponibles.

El viceministro de Salud, José Ruales, el pasado 18 de abril señaló que también se han organizado brigadas para recorrer instituciones públicas para motivar a que se complete el esquema con los tres biológicos.

Asimismo, están trabajando con el Ministerio de Educación con el fin de promover la inmunización en niños que van a empezar clases en el régimen Costa.

Los beneficios de vacunarse

El docente e investigador de la Universidad Internacional del Ecuador, Manuel Baldeón, considera que una forma probada que ha servido para mejorar cualquier actividad en salud pública es la comunicación directa con las personas.

Por un lado, dice, la autoridades deben informar mejor sobre los beneficios de su aplicación y por otro, la ciudadanía tiene que ser consciente de su papel activo para prevenir todo tipo de enfermedades, y no solo el coronavirus.

Sobre las vacunas, Baldeón menciona que es necesario que la comunidad conozca sobre su efecto positivo. Recuerda que diversos artículos científicos han demostrado que la tercera dosis incrementa la protección y se evita una enfermedad grave, la hospitalización y muerte.

Para la salubrista Catalina Yépez la percepción del riesgo de la población ha disminuido y muchos piensan que la pandemia terminó porque hay menos casos, pocas hospitalizaciones e incluso en varios días no se han registrado muertes.

Sin duda, agrega, es un escenario esperanzador pero no se lo asocia con el hecho de que ahora estamos protegidos por las vacunas.

Al enfrentarnos a un virus nuevo, que ha demostrado ser impredecible, y mientras todos los países no tengan buenas coberturas de inmunización, el riesgo todavía existe para todo el mundo, indica.

Por ello, Baldeón y Yépez insisten en que la mejor forma de enfrentar una pandemia es con la vacuna y promover su aplicación es tarea de las autoridades, de los medios de comunicación y de la comunidad.