Petróleo a USD 100 por barril, ¿un nuevo ‘boom’?
Alexandra Vela: ‘La desestabilización de la de…
La mano de obra escasea en el Austro por la migración
Solo 3 de cada 100 obreros pertenecen a un sindicato
Victoria tiene depresión y pesadillas tras violación…
Quito tiene áreas verdes más grandes que Guayaquil
Operativos para ordenar el Centro Histórico iniciaro…
El agro blindó sus cultivos con las pólizas de seguro

Extracción de mamas reducen riesgo de aparecimiento o expansión del cáncer

Lourdes se someterá a una reconstrucción mamaria. La revisa el médico Juan Sebastián Sánchez. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Lourdes se someterá a una reconstrucción mamaria. La revisa el médico Juan Sebastián Sánchez. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Lourdes se someterá a una reconstrucción mamaria. La revisa el médico Juan Sebastián Sánchez. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Cuando Lourdes,de 35 años, despertó luego de su cirugía, vio que su pecho estaba plano. Sus mamas fueron extirpadas por la presencia de tumores cancerígenos. “Fue un alivio ya no tenerlas”, comenta. Una frase similar expresó la actriz norteamericana Angelina Jolie, de 44, tras someterse a una operación parecida a la de la paciente ecuatoriana. “Estoy muy feliz de haber tomado la decisión”, señala.

Se conoce como adenomasectomía reductora de riesgo al proceso quirúrgico de extracción del tejido mamario. Se lo practica en dos circunstancias: disminuir el riesgo de aparecimiento de cáncer o para evitar su reproducción en la otra mama o cualquier órgano.

Los médicos recomiendan esta operación a quienes tienen una probabilidad alta de desarrollar cáncer de mama o de ovarios, es decir, aquellas personas que tienen una mutación en los genes BRCA 1 y BRCA 2. El nombre de estos genes viene de la palabra inglesa ‘bra’ que en español significa brasier o sostén. “Las mujeres con esta mutación tienen entre 60% y 70% de probabilidades de que aparezca la enfermedad, a lo largo de su vida”.

Lo explica el médico Juan Sebastián Sánchez. Él es un mastólogo oncoplástico y labora en el Hospital Eugenio Espejo, de Quito. Además es fundador del Instituto del Seno, con aval internacional.

Con esta cirugía -señala- se reduce entre el 90% y 98% la probabilidad de desarrollar este mal, por lo que si la operación es efectiva, es decir, la extracción de la glándula mamaria -y en ocasiones de los ovarios-, el peligro de tener cáncer se minimiza, explica el galeno.

Para apostar por esta intervención es necesario realizarse una prueba genética para determinar si hay o no una mutación en los genes. Si existe lo importante es practicarse la cirugía de forma inmediata, para evitar el avance del cáncer.

La intérprete de la película Maléfica se sometió a esta cirugía en el 2013, tras conocer que sí presentaba una mutación en sus genes. Su abuela y su madre fallecieron producto del cáncer de mama y de ovarios, respectivamente. Es por ello -sostiene el médico- que se opta por extraer ambos.

Sánchez explica que los dos genes guardan una relación muy fuerte con estos tipos de enfermedades en mujeres. Por ejemplo: si la mutación está en gen BRCA 1 hay una mayor incidencia de cáncer de ovario, mientras que el BRCA 2, con el de mama. “Hay más de 20 genes que lo producen”.

El galeno, formado en Brasil, comenta que en el 85% de mujeres, el cáncer se dio por mutación espontánea. Es decir, simplemente apareció. El 15% restante es una mutación hereditaria, que viene desde los padres o abuelos. De este último porcentaje, el 70% se debe a cambios en los genes detallados; y el otro 30% se debe a otras combinaciones de genes.

Lourdes, mujer activa de 35 años, está en el primer grupo. A fines de 2017 sintió una pequeña protuberancia en su mama izquierda. Fue al médico y le recetaron unas vitaminas para evitar el crecimiento del nódulo. No disminuyó y rápidamente creció.

Pronto, la quiteña supo que se trataba de un cáncer, por lo que se convirtió en la primera en su familia en enfrentar a esta enfermedad. Así, Lourdes decidió someterse a una adenomasectomía, que sirvió como parte de su tratamiento para evitar que el cáncer se propague en su cuerpo. “Cuando no palpé mis senos me sentí aliviada. Yo sabía que dentro de ellos había células que me hacían daño”.

Desde la extracción de sus mamas, Lourdes se siente mejor, ya que sabe que está en proceso de recuperación. Además está feliz porque le harán una reconstrucción mamaria, en las próximas semanas. Parte de esa felicidad es la posibilidad de estar junto a su familia: su esposo y sus dos hijas. Ellos la apoyaron en este proceso y la cuidan a diario.

¿Cuánto cuesta esta cirugía? El precio oscila entre USD 5 500 y 6 500. Es económico -dice el galeno- si se compara con el de un tratamiento de cáncer que puede alcanzar los USD 100 000, incluye quimioterapia, radioterapia, cirugía de extirpación, medicamentos y más.

En Ecuador, el cáncer de mama encabeza la lista de este tipo de enfermedades, que afecta a las ecuatorianas. A 32 de cada 100 000 mujeres se les diagnostica con este mal, cada año, según datos obtenidos en el portal Globocan, de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Suplementos digitales