Corrupción afecta a la atención de pacientes en seis…
La carrera por la Alcaldía va a paso lento en Quito
Interpol asegura que Sebastián Yunda se encuentra en Bolivia
La escasez de ‘chips’ afecta la oferta de TV, vehíc…
Metro de Quito: solo la obra física avanza
Desfile militar de Chile homenajea a quienes han …
Presidente Lasso ya está en Nueva York para la Asamb…
Asamblea defiende contrato de USD 100 000 para logís…

Reclamos por pruebas de Ser Bachiller

Este jueves 23 de enero del 2020 culminó el cronograma de la prueba Ser Bachiller en el ciclo Costa. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Este jueves 23 de enero del 2020 culminó el cronograma de la prueba Ser Bachiller en el ciclo Costa. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Este jueves 23 de enero del 2020 culminó el cronograma de la prueba Ser Bachiller en el ciclo Costa. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Un plantón de protesta marcó el fin del cronograma de la prueba Ser Bachiller en el ciclo Costa. El jueves 23 de enero de 2020 decenas de jóvenes y padres se amontonaron con carteles de reclamo en los exteriores del edificio Joaquín Gallegos Lara, en el norte de Guayaquil, donde se ubican las oficinas de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt).

“Nuestros padres se sacrifican, ¿para qué? Para que en una prueba de dos horas y media nos nieguen un cupo a quienes hemos sido los mejores estudiantes por 14 años. Yo estudié, gasté USD 300 en un curso para solo alcanzar 51 aciertos que, aparentemente, equivalen a 655 puntos”, dijo un joven en representación de la Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador.

‘Repitan la prueba’, era uno de los mensajes que resaltó en un cartel. Algunos jóvenes indicaron que hubo una filtración de preguntas, que habría beneficiado a quienes rindieron el examen en los últimos días. Mientras que en las redes sociales han circulado quejas sobre la dificultad de las preguntas.

Para este año la Ser Bachiller pasó por una revisión. El Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineval) aplicó cambios al examen, según explicaron sus autoridades, con la finalidad de obtener resultados más homogéneos en aspectos de territorio (población urbana y rural) y escolarización (escolarizados y no escolarizados).

Edwin Palma, director ejecutivo del Ineval, aseguró que analizan las quejas e incluso han instalado un comité de seguridad para evaluar el proceso y detectar posibles falencias. Aclaró además que es falsa la información que circula entre los jóvenes sobre una tabla para calcular las notas según el número de aciertos.

Los compañeros de Jesús Macías y Kely Moreira, estudiantes de la Unidad Educativa Durán, han obtenido entre 40 y 80 aciertos. “Una compañera sacó como 670”, dijo la joven, según sus cálculos.

Palma explicó que la forma de calificar también es distinta en este nuevo modelo de evaluación, que se construye bajo la estimación de habilidades necesarias para el buen desempeño en la educación superior y bajo parámetros que se establecieron con las universidades. “Lo que está circulando es un cálculo muy lejano a lo que se tiene previsto”, aseguró.

Este jueves, en el último día de la prueba, hubo un ambiente de nerviosismo y ansiedad en la Unidad Educativa Vicente Rocafuerte. En el auditorio de este plantel guayaquileño se habilitó una mega sede para recibir a estudiantes de cinco colegios. En el salón se instalaron bancas y tablets para recibir a 275 alumnos en dos sesiones diarias.

“Los compañeros que ya han dado la prueba nos aconsejan que empecemos con lo más fácil de las 120 preguntas y que no nos ataquen los nervios ni nos bloqueemos”, contó Kely.

Por consejo de sus amigos también dedicó más tiempo a prepararse en Biología, en temas relacionados con genética; en Física, a través de ejercicios sobre voltios y resistencia; y en Química, en balances y compuestos, consideradas las áreas de mayor complejidad.

“Dicen que la prueba está difícil y el desarrollo es complicado, sobre todo en Física, Matemática y Química”, dijo Jesús. El estudiante aseguró que hasta el final repasó la teoría sobre circuitos eléctricos mixtos, un tema que vio en Física; y las fórmulas químicas. “Son temas que sí estaban en los libros, pero a veces los profesores no alcanzan a dar todo el contenido”.

Para los bachilleres, los resultados del examen representan dos porcentajes: un 30% para la nota final de grado (el restante incluye el promedio de los años de básica y de bachillerato) y un 60% para acceder a la educación superior (el restante corresponde al promedio por el rendimiento académico durante el colegio).

Daniel Pino
, director de Apoyo y Seguimiento de la Subsecretaría de Educación de la zona 8, pide a los jóvenes no adelantarse a los resultados finales, que se difundirán a mediados de febrero. “Por ahora solo se manejan aciertos. Hay que esperar los puntajes”, dijo.

Frente a los pedidos de eliminación de la prueba, el funcionario explicó que la Ser Bachiller busca reducir las cifras de deserción en la educación superior pública. Con él coincide el director del Ineval, quien agregó que la evaluación permite conocer el perfil real de salida de los estudiantes de bachillerato e identificar la brecha en cuanto al perfil de ingreso a la universidad. Esa información, dijo, sirve a las universidades e institutos para sus cursos de nivelación, luego de la asignación de cupos.

Suplementos digitales