Con agua contaminada se riegan 7 500 hectáreas de cultivos
Los negocios y el temor conviven con dos cárceles en Quito
En Ecuador también hay voces que imploran por la eutanasia
Pérdidas millonarias en importaciones ficticias
Guillermo Lasso se apoya en siete consejeros
Guayaquil le brindó un fugaz adiós a Álex Quiñónez, …
China aprueba ley para reducir la presión de las tar…
Rusia se encierra ante máximos históricos de covid-19

Dos patrulleros estuvieron en la hora de salida en el Central Técnico

Los uniformados llegaron en dos patrulleros y dos motocicletas. Foto: Diego Bravo / EL COMERCIO

Los uniformados llegaron en dos patrulleros y dos motocicletas. Foto: Diego Bravo / EL COMERCIO

Los uniformados llegaron en dos patrulleros y dos motocicletas. Foto: Diego Bravo / EL COMERCIO

En las afueras del Colegio Central Técnico, en el norte de Quito, hubo un movimiento inusual de policías y personal de ese centro de estudios pasadas las 13:00 de hoy, 22 de febrero del 2016. Les pedían a los estudiantes que se retiren pronto y que no se queden parados en los alrededores del plantel.

Los uniformados llegaron en dos patrulleros y dos motocicletas, mientras que varios padres de familia que vestían chalecos verdes fosforescentes también les solicitaban a que los chicos se retiren pronto. El personal del colegio tenía radios de telecomunicaciones en sus manos.

Una madre contó que fue a esperar a su hijo a la salida del plantel ya que se enteró de que había la posibilidad de haya una marcha, tras las actividades estudiantiles, en apoyo al Colegio Montúfar. “También porque en estas fechas (23 de febrero), hace tres años, un grupo de estudiantes del Central Técnico fue retenido” e iban a salir por solidaridad, lo que no ocurrió.

El rector del establecimiento, Luis Rosero, no dio declaraciones sobre este tema. Otro docente que no se identificó señaló que no se iba a organizar una manifestación por parte de los alumnos y que la presencia de los policías se debía a un operativo de seguridad cotidiano para evitar que los estudiantes sean víctimas de robos.

Suplementos digitales