8 puntos claves de la reforma laboral que plantea el…
9 cambios tributarios para ciudadanos y empresas tra…
Cinco detenidos por el robo a compradores en feria d…
Lasso pide apoyo de la Asamblea para su Ley de Creac…
Reforma trae ajuste a las deducciones del impuesto a…
Senadora colombiana desata polémica al decir que sec…
Luis Arce reivindica ante la ONU que en Bolivia hubo…
Joven murió ahogado al intentar salvar a un perro

Ciudadanos acudieron masivamente al Centro de Convenciones Metropolitano de Quito a recibir la primera y segunda dosis contra el covid

La mayor parte de personas entrevistadas demostró su satisfacción y tranquilidad al ser atendidas en el Centro de Convenciones Metropolitano. Foto: ARCHIVO EL COMERCIO

Este sábado 31 de julio del 2021, los ciudadanos acudieron al Centro de Convenciones Metropolitano de Quito para recibir la primera y segunda dosis de la vacuna contra el covid-19

En el lugar, el proceso de inoculación se realizó a partir de las 08:00. En los exteriores se observó una larga fila de usuarios. Los militares controlaron que todo se mantenga en orden.  

Ingresaban grupos de cerca de 50 personas para colocarse debajo de una carpa. Desde ese lugar se dividían en dos grupos: quienes recibirían su primera dosis y quienes estaban por recibir la segunda

Los primeros fueron inoculados en el segundo piso y el resto en el primero. 

Varios fueron los testimonios de ciudadanos, quienes esperan que con esto se reactive la económica del país y se reduzcan los contagios

David Yépez, un de joven 22 años, graduado recientemente de psicólogo, recibió la segunda dosis de AztraZeneca. “Me siento feliz, es una oportunidad estar vacunados. Además, el país puede proyectarse para salir adelante. Las personas tienen derecho a encontrar nuevos puestos de trabajo. Espero que así termine esta pesadilla de la pandemia”. 

Henry Cuastumal, de 29 años, acudió para colocarse la primera dosis. “Estoy nervioso, porque aún no me he contagiado con covid-19”. 

“Espero con ansias que el riesgo de contagios disminuya. Por mi trabajo estoy en contacto con pacientes y es mejor prevenir que lamentar”, señaló Pamela Padilla, fisioterapeuta, de 45 años, que fue inoculada con la segunda dosis de AztraZeneca

La mayor parte de personas entrevistadas demostró su satisfacción y tranquilidad al ser atendidas. 

“Acabo de recibir la segunda dosis de Sinovac. Ahora sí estoy tranquila, que Dios nos proteja de estos contagios”, manifestó Amparo Corrales, de 65 años. 

Estefanía Jiménez, una joven, de 23 años, recibió la primera vacuna de Sinovac y señaló que se siente feliz, porque así podrá cumplir sus metas. “Yo trabajo en una panadería y estoy en contacto con clientes, vacunada me voy a sentir más segura”. 

Darwin Marín tiene 33 años y acudió a las 08:30. “Me siento bien de estar vacunado para evitar contagios e ir al hospital; así la familia se siente más tranquila”. 

Suplementos digitales