Hernán Ulloa califica como 'injerencia' de la Asambl…
Cristo del Consuelo: salsa, fe y marginalidad
Tres heridos dejó un tiroteo en parque de diversione…
Hombre fue asesinado durante asalto en exteriores de…
Vicepresidente de Ecuador dice que cuenta de Twitter…
Policía investiga 3 hipótesis sobre causas del atent…
Así será el próximo feriado en Ecuador, luego del 10…
Seis muertos en incendio en una fábrica de plásticos…

Alfredo Astorga: ‘Reabriremos 10 escuelas hasta abril y 990 más’ en 2019

Entrevista  alfredo astorga viceministro de educación

Entrevista  alfredo astorga viceministro de educación

Entrevista a Alfredo Astorga, viceministro de Educación. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Un cronograma de reapertura de escuelas multigrado, que deja el mayor peso (93%) para el segundo semestre del año, tiene la Cartera de Educación. El 31 de enero de 2019, el ministro Milton Luna anunció que 1 000 centros de este tipo, cerrados en el régimen anterior, volverían a funcionar, con una inversión de USD 70 millones. El viceministro Alfredo Astorga informó detalles y plazos.

¿Cómo se procesarán los pedidos de reapertura?

Tenemos un plan inmediato de reapertura de 10 escuelas multigrado, hasta abril; cubrirá a 235 estudiantes, con un costo de USD 156 000.

¿Qué cubre ese monto?

Infraestructura básica elemental, no podemos abrir una escuelita que no tenga legalizado el terreno o esté en zona de riesgo y sin techo, baterías sanitarias, servicios de luz y agua y un sitio para recreación. No se trata solo de romper los candados sino de fortalecerlas.

¿En qué provincias se ubican estas 10 escuelas?

Cinco están en El Oro, dos en Chimborazo, una en Guayas, en Cotopaxi y en Loja.

¿Y cuántos otros planteles están en su plan?

En el plan a corto plazo, hasta junio, hay 60 instituciones, casi predefinidas. Hasta diciembre abriríamos 930 planteles más. Pero hay que ver condiciones, la principal es que haya voluntad y compromiso de la comunidad.

¿De dónde han llegado los pedidos de apertura?

Algunas desde Manabí, la más afectada por cierres. Los niños recorren distancias de por ejemplo 4 kilómetros, con todos los peligros.

¿La salida de los 235 niños, para el primer grupo de 10 escuelas, deja un ‘hueco’ en otros centros?

Sí deja, pero no es un número enorme, las multigrado se abren con 15 a 25 niños.

¿Y los profesores?

Son los mismos profesores, reubicados, luego de una selección. Estamos buscando incentivos como becas, viajes, capacitación. Ahí se necesita un artista, no solo manejan cuatro materias, como en otros planteles, sino chicos de 5 a 12 años en un aula.

Y esa reubicación, ¿no genera malestar?

Tiene un ingrediente importante de voluntad, que sí hay. Y cierta cercanía con el hogar, pero en algunos casos hay escuelitas con sitios para dormir durante la semana.

Hasta la administración anterior se informó que la mayoría de profesores multigrado era bachiller. ¿Cuál es el perfil y qué tipo de preparación necesitan?

Habrá asesoría para que su trabajo no sea en el abandono, en la soledad. Hay que recordar que el 52% en el sistema es plantel multigrado.

¿Ese es el modelo de escuela que requiere el país?

Lo que pretendemos es una especie de pilotaje grande. El Ministerio no solo puede atender a una parte pequeña o mediana de la población; una gran estrategia es la reapertura de las multigrado, pero otra, la atención a escuelas que no se cerraron pero están en malas condiciones; levantamos un índice sobre carencias en resultados de aprendizaje, infraestructura, etc.

Según el Ser Estudiante 2015- 2016, el 80% de alumnos de las multigrado no aprendió lo mínimo en lengua y matemática.

Esos datos no tienen desa­gregación exacta, son referenciales, pero no es un misterio, estas escuelitas y otras tienen resultados bajos. El problema no es lo unidocente sino el abandono. Los datos los tomo con pinzas, pero son un referente cierto, hay que reforzar la lectoescritura. El nivel de lectura en el país es bajísimo, menos de un libro por año en promedio. Leemos mensajes, memes, tuits.

¿Y en esas escuelas se usará tecnología?

Una de nuestras apuestas es la incorporación de la tecnología en las escuelas chicas. Levantamos estudios para proporcionar conectividad; estamos en conversaciones, no adelanto más, pero hay ofertas por el lado de la cooperación internacional, luego serán necesarios recursos para sostener. Los apoyos deben venir de GAD, empresa privada, Iglesia.

Ustedes hablan de pedir ayuda a los GAD y ONG. ¿La educación deja de ser un derecho cuando desde el Ministerio se extiende la mano y se pide ayuda?

No es una posición de mendicidad, se trata de reapertura y fortalecimiento de las multigrado. No es caridad, es corresponsabilidad. La educación solita no podrá salir, los problemas son grandes, los presupuestos no, es una necesidad vital la participación de otros actores. Algunos dicen eso es ‘desresponsabilización’ del Ministerio.

Pasamos de un modelo basado en construcciones como las del milenio a las multigrado. ¿Borra y va de nuevo en educación?

El modelo no está en lo pequeño o grande sino por lo que ponemos en él. El nuevo tiene un currículo flexible, más autonomías para instituciones, peso en lo socioemocional, lingüístico. No se trata de fundar el país y empezar de cero. No habrá reforma curricular sino ajustes.

¿Qué rescatan del anterior régimen?

Hay que potenciar el trabajo sobre violencia escolar, las ofertas extraordinarias.