Las marchas en Colombia contra el Gobierno de Duque …
Menos pinchazos para los diabéticos
La medida que frena deterioro del historial creditic…
En 7 hospitales hay menos pacientes en emergencias
Katy Bravo: ‘Los sueños que tenía mi hija se truncar…
Lasso profundizará la agenda de apertura
El Archivo Histórico de Quito estará en la casa Garc…
Fernando Espinoza: ‘El futuro es comprar las vacunas…

Un hospital de Brasil apuesta por los cascos burbuja en pacientes con covid

El casco burbuja es impermeable, transparente e inflable con conexiones respiratorias. Foto: EFE

El casco burbuja es impermeable, transparente e inflable con conexiones respiratorias. Foto: EFE

Las Burbujas de Respiración Individual Controlada utilizan una tecnología no invasiva que permite la oxigenación pulmonar de los pacientes con coronavirus. Foto: EFE

Un hospital de la ciudad brasileña de Porto Alegre comenzó a implantar los cascos burbujas entre los pacientes de covid-19 para reducir la necesidad de intubación, en momentos en los que una parte de los hospitales del estado de Río Grande do Sul se encuentran en colapso.

El hospital Centenario de Porto Alegre empezó a usar las llamadas Burbujas de Respiración Individual Controlada (BRIC), una tecnología no invasiva que permite la oxigenación pulmonar de los pacientes con coronavirus.

Se trata de una burbuja impermeable, transparente e inflable con conexiones respiratorias que permiten reducir el esfuerzo del paciente sin necesidad de sedantes, los cuales han comenzado a escasear en muchos hospitales del país.

Conectada a un respirador, la burbuja puede ser utilizada hasta 12 horas en el paciente, aunque la tecnología es empleada un máximo de 8 horas en el hospital Centenario, donde los niveles de oxigenación son medidos cada 4 horas.

El casco burbuja es impermeable, transparente e inflable con conexiones respiratorias. Foto: EFE

La BRIC es recomendada para pacientes con disfunción respiratoria y con baja saturación, pero que todavía no tienen necesidad de ser intubados.

Porto Alegre es una de las ciudades más castigadas por la segunda ola de la pandemia del coronavirus en Brasil, más virulenta y mortífera que la primera, con una media de 3 000 defunciones en los últimos 7 días.

Con 365 444 decesos acumulados, Brasil es el segundo país con el mayor número de fallecidos por la pandemia, después de Estados Unidos, y el tercero en número de casos (13,7 millones), por detrás de India.