Al menos tres muertos y 50 heridos en descarrilamien…
Hombre intentaba acabar con su vida en Portoviejo
El cuerpo de una mujer con huellas de tortura fue ha…
Merkel aboga por Armin Laschet como su ‘suceso…
Policía evita que un hombre se lance de un puente en…
Defensa de hermanos Núñez devolvió dinero cobrado a …
Detienen a 14 soldados mexicanos que cruzaron fronte…
Los vientos máximos del huracán Sam suben a 220 km/h…

“Hace 50 años se tomaba una Coca-Cola por trimestre”, recuerda nutricionista

“Hace 50 años se tomaba una Coca-Cola por trimestre, ahora es todos los días y en grandes cantidades”, dijo a la AFP la nutricionista Barbara Moore, directora de la iniciativa para una vida saludable Shape Up America!, durante una conferencia en Washington sobre la obesidad.

P: ¿Cómo explica el espectacular aumento de la obesidad en Estados Unidos en 30 años?

R: “Las razones son varias. Por ejemplo, en todos lados, en particular en Estados Unidos, la industria alimenticia elabora productos mediante una combinación de grasa, azúcar y sal, para que tengan más sabor. Cuando el fabricante de papas chips Fritos, hace 30 años, lanzó el eslogan ‘apostamos a que no puede sólo comer una’, todo estaba dicho. Y el mensaje se comprobó en los hechos. La gente que comía una o dos quería más. Hoy, si uno va a la góndola de cereales, los hay con saber a chocolate, a galletitas, etc. Son tortas, casi bombones, con alto tenor de azúcar y grasa, hechos para atraer a niños que piden cada vez más.

La industria de los refrescos se desarrolló en los últimos 20 o 30 años, y la obesidad también. Coca-Cola y Pepsi-Cola tienen un éxito enorme. Personalmente, tengo más de 60 años y cuando era niña, tomaba una Coca-Cola por trimestre. La botella contenía entonces 10 ml. Hoy, no sólo los niños y los adultos la toman a diario, sino que no son 10 ml, sino 60 ml, e incluso un litro en un restaurante. Estas cantidades enormes contienen demasiadas calorías, sin ningún interés nutricional.

P: ¿Los comportamientos de los estadounidenses también entran en juego?

R: “En Estados Unidos, la comida es accesible y barata, gracias a subsidios a la agricultura, sobre todo a los sectores del maíz y del azúcar. Incluso las familias que tienen menos dinero llevan a sus hijos a restaurantes de comida rápida varias veces por semana. Más de la mitad de un dólar gastado en comida en Estados Unidos se destina a comprar comida hecha afuera.

Hace varias décadas, íbamos al restaurante cada tres o cuatro meses. Hoy, algunos niños comen afuera todos los días. Y cuando los estadounidenses no comen afuera, a menudo encargan la comida afuera. En definitiva, no aprenden a cocinar, porque no tienen tiempo, no quieren, porque es fácil no aprender. No hay que lavar platos, no se ensucian ollas”.

P: ¿Qué hay que hacer para cambiar esto?

R: “El problema es que la gente obesa tiende a tener hijos obesos, lo caul perpetúa la situación. Todo el país tiene que cambiar de actitud con respecto a la alimentación, y para eso hay que privilegiar la calidad y no la cantidad”.

Suplementos digitales