17 de mayo de 2019 18:00

Sabores exóticos son llevados a la pantalla en producciones de televisión

Milena Díaz prepara trucha con cacao en la Reserva Maquipucuna

El chef Mauricio Recalde prepara sus platillos en la finca Huerta de Ina. Foto: Cortesía Diablocojo Comunicación

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Edwing Encalada
Redactor (I)
eencalada@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La versatilidad de los productos ecuatorianos de las cuatro regiones y la oportunidad de desempolvar recetas milenarias, es la propuesta principal de la segunda temporada de la serie gastronómica ‘Huele que alimenta’, que se exhibe en la plataforma digital CNT Play.

11 personas integraron el equipo de producción de esta serie, liderados por Juan Carlos Castillo en la producción general, Tato León en la dirección y Sebastián Rubiano en la dirección de fotografía.

26 días tardó el rodaje para llevar a la pantalla las historias detrás de los platillos elaborados por 11 chefs: Mauricio Acuña, Rodrigo Pacheco, Alejandro Chamorro, Erick Dreyer, Emilio Dalmau, Juan José Aniceto, Juan José Morán, Milena Díaz, Santiago Cueva, Quique Sempere y Mauricio Recalde.

“Se analizó el proyecto gastronómico de cada uno, el trabajo que realiza con las comunidades y la investigación desplegada para el uso de los productos”, comenta Castillo.

Durante el rodaje, se visitaron comunidades indígenas para conocer sobre su gastronomía. En la comunidad secoya de Remolino en Sucumbíos, por ejemplo, Juan José Aniceto demostró cómo los pueblos nativos solo toman lo necesario para su alimentación.

“Mi mamá me enseñó que si dejamos una pequeña parte (de la cosecha de yuca), la naturaleza nos va a castigar”, menciona Herbert Piaguave, quien es citado en la serie.

En una comunidad alta de San Gabriel en Carchi, en cambio, los habitantes de la zona tomaban las mashuas moradas necesarias para preparar su comida y advertían que prefieren que el tubérculo se pudra bajo tierra a que se descomponga en un canasto.


La serie también destaca el proyecto que el Gobierno Autónomo de Huelva desarrolla junto a la Prefectura de Imbabura en el poblado de Ugsha, a través del rescate del cerdo ibérico andino.

En el proyecto están inmersos un veterinario y un zootecnista, quienes están a cargo de los ejemplares, además de un chef, quien dirige lo que debe consumir el animal hasta obtener cierto nivel de grasa para producir los alimentos.

En el rescate de sabores milenarios, Rodrigo Pacheco y sus colaboradores van de pesca a Puerto Cayo y en apenas 30 minutos logran pescar 10 peces, con la ayuda de una red. Él porta un maletín con un set competo de cuchillos y a orillas del mar prepara un cebiche con hierbas de la zona.

Según Castillo, la aspiración de la serie es que estas preparaciones gastronómicas sean más populares dentro de la cocina de vanguardia, desde la técnica y las historias que hay detrás de los alimentos. “Se detalla incluso cómo preparar un chontacuro, desde la forma de afilar el pincho de chonta hasta llevarlos a ser asados”.

Plantean, además, la versatilidad de los productos ecuatorianos. Alejandro Chamorro, por ejemplo, en su restaurante no presenta una carta para elegir los platillos, sino que su oferta se basa en los productos que ese día le dejaron sus proveedores. Ofrece cinco platos, entre sal y dulce, elaborados con un mismo producto.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)