4 de abril de 2019 12:19

Rusia propone liberar a cetáceos de la mayor 'cárcel de ballenas' en verano

El oceanólogo francés Jean-Michel Cousteau (L), el ministro de Naturaleza ruso, Dmitry Kobylkin, se reunió en una conferencia de prensa en Moscú el 4 de abril de 2019 cuando Cousteau llega a Rusia para examinar el destino de docenas de orcas y belugas en

El oceanólogo francés Jean-Michel Cousteau (L), el ministro de Naturaleza ruso, Dmitry Kobylkin, se reunieron en una conferencia de prensa en Moscú el 4 de abril de 2019. Cousteau llegó a Rusia para examinar el destino de docenas de orcas y belugas en cautiverio. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Agencia EFE

Los cetáceos retenidos en la mayor 'cárcel de ballenas' del mundo, situada en el mar de Ojotsk, en el océano Pacífico, deben ser liberados este verano, declaró hoy, 4 de abril del 2019, el ministro ruso de Recursos Naturales, Dmitri Kobilkin.

"Hemos dejado atrás el invierno, un periodo de tiempo difícil, cuando soltar a los animales era imposible porque, simplemente, les condenaríamos a muerte. Pero llega el verano y ese trabajo (la liberación de los cetáceos) es algo que se puede y se debe hacer", dijo Kobilkin, citado por la agencia RIA Nóvosti.

A su juicio, por muy buenas que sean las condiciones en cautiverio, la puesta en libertad de los cetáceos es la mejor opción.

Los grupos conservacionistas llevan meses alertando sobre el precario estado de las 87 belugas, 11 orcas y 5 crías de morsa, después de que se frenara su venta a acuarios y delfinarios chinos a cambio de varios millones de dólares.

Vista aérea del cautiverio de mamíferos marinos en Nakhadoka. La cacería de orcas y ballenas beluga causa polémica en Rusia. Foto: AFP.

Vista aérea del cautiverio de mamíferos marinos en Nakhadoka. La cacería de orcas y ballenas beluga causa polémica en Rusia. Foto: AFP.


Los científicos aseguran que, debido al hacinamiento y las malas condiciones sanitarias, los animales recluidos están enfermos, a lo que se suma el hielo y la falta de espacio, motivo por lo que las ballenas sufren de hipotermia.

Tras casi medio año de denuncias, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, ordenó al Gobierno que encontrara una salida a la situación con el Centro de Adaptación de Mamíferos Marinos situada en una bahía cerca del puerto ruso de Najodka, bañado por el océano Pacífico.

Por su parte, los especialistas advierten de que la liberación de los cetáceos tiene un precio, que asciende a hasta 3 millones de rublos (unos USD 46 000) por cada animal, explicaron en el Instituto oceanográfico Vniro de Rusia.

Esta suma incluye los costes del traslado individual de los animales en unos recipientes hechos a medida y el trabajo de un grupo de especialistas que ayudarán a las orcas y ballenas a adaptarse a la vida en la libertad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (0)