16 de noviembre de 2019 00:00

Los rituales, la nueva oferta turística del Parque Arqueológico Hojas-Jaboncillo

El cerro Hojas - Jaboncillo cuenta con guías especializados en la historia manabita. Foto: cortesía Municipio de Portoviejo

El cerro Hojas - Jaboncillo cuenta con guías especializados en la historia manabita. Foto: cortesía Municipio de Portoviejo

valore
Descrición
Indignado 7
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 3
María Victoria Espinosa
Redactora (F-Contenido Intercultural)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los rituales y celebraciones ancestrales son el nuevo atractivo turístico del Parque Arqueológico Hojas-Jaboncillo.

Este sitio está ubicado en la parroquia urbana Picoazá, de Portoviejo (Manabí).

Esta nueva experiencia para el turista busca acercarlo más a la naturaleza y a la ancestralidad de los pueblos precolombinos y las culturas montuvias y cholas, que aún se conservan en esa zona manabita.

La idea de este tour es que el turista logre reconectarse con las energías positivas, que provee la Pacha Mama.

Para ello se realizan caminatas e incluso el turista podrá ayudar a reforestar el cerro con plantas endémicas. En el último trimestre del año se realizan rituales para la siembra y la fertilidad.

Esta actividad se hace antes de que se inicien las lluvias para asegurarse que los cultivos darán abundantes frutos.

Son ceremonias ancestrales, en las que se involucra al fuego y al aire. Se hacen plegarias a la Pacha Mama para que conceda abundancia y prosperidad.

Para la turista Ángela Verdezoto, la experiencia de los rituales ayuda a entender cómo vivían los pueblos precolombinos, como la cultura Manteña que vivió en la zona, entre el 500 y 1534 d.C. “Me gustó, porque se puede estar cerca de la naturaleza o también solo pasear por los museos”.

En el cerro se encuentra el Museo en Sitio, que rescata la historia de la silla en U manteña, la cual rememoran la historia de Manabí. Foto: Cortesía Municipio de Portoviejo

En el cerro se encuentra el Museo en Sitio, que rescata la historia de la silla en U manteña, la cual rememoran la historia de Manabí. Foto: Cortesía Municipio de Portoviejo

Otra de las actividades que el turista puede hacer en el Parque Arqueológico es un recorrido por el Museo de Sitio, que tiene tres centros de interpretación y áreas de excavación. Está ubicado a 250 metros sobre el nivel del mar en el cerro Hojas-Jaboncillo.

A 3 kilómetros del Museo de Sitio, los amantes de la historia y arqueología también tienen la opción de visitar el Arqueomuseo, una exposición museográfica denominada ‘Tras las huellas de la Misteriosa Ciudad de los Cerros’, en las faldas del cerro. El trabajo en esta área está respaldado por 48 informes científicos, realizados por los arqueólogos desde el 2010 hasta el 2016.

El Arqueomuseo tiene ocho áreas temáticas, en las que se evidencia la importancia de las culturas que vivieron en el cerro hace 1 000 años.
El turista podrá conocer la jerarquía social, el ritual funerario, el intercambio mercantil de la época, entre otros.

La agencia Travel Manabí señaló que para los últimos meses del año se ofrece un tour para los estudiantes de la Costa, que culminan el período académico. Se realizan visitas a Ciudad Alfaro, a las tejedoras de sombreros en Montecristi, a las playas de Manta o Crucita y al cerro Hojas-Jaboncillo; se realizan deportes acuáticos y parapente, entre otros.

También se emprenden recorridos por los parques de Portoviejo, como La Rotonda, donde es posible navegar en pequeños botes; y Las Vegas, donde se realizan espectáculos culturales nocturnos.

Los tours tienen precios desde USD 50 hasta 200. El valor dependerá del tipo de tour, el hotel y la alimentación que ­escoja el turista.

El guía turístico José Vélez señaló que Manta, Portoviejo y Montecristi tienen desde museos hasta mercados para comprar artesanías. “Tenemos casas coloniales que pertenecieron a familias importantes, restaurantes típicos o gourmet, centros comerciales...”.

Para Navidad y Año Nuevo también se organizan tours y recorridos familiares. Los turistas pueden llegar en bicicleta y recorrer los senderos o subir a pie por unas escaleras de madera, desde donde es posible observar Montecristi, Portoviejo, parte de Manta y, de fondo, el océano Pacífico.
También, se realiza el avistamiento de aves endémicas con binoculares.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)