Luis Arce reivindica ante la ONU que en Bolivia hubo…
Joven murió ahogado al intentar salvar a un perro
La vacunación a los jóvenes en Portoviejo se extende…
El histórico buque neerlandés Azart atracó en Manta
Estado mexicano de Sonora aprueba el matrimonio igualitario
Corte de EE.UU. dicta orden de arresto contra el nov…
Tres heridos por explosión de tanque de gas en la Mi…
Perú cremará el cuerpo de Abimael Guzmán y esparcirá…

La pregunta del senado de EE.UU. que incomodó a Mark Zuckerberg

Las preguntas que surgieron en el senado de EE.UU. incomodaron a Mark Zuckerberg el día Martes 10 de abril de 2018. Foto: AFP

Las preguntas que surgieron en el senado de EE.UU. incomodaron a Mark Zuckerberg el día Martes 10 de abril de 2018. Foto: AFP

Las preguntas que surgieron en el senado de EE.UU. incomodaron a Mark Zuckerberg el día Martes 10 de abril de 2018. Foto: AFP

Mark Zuckerberg, fundador y CEO de Facebook, debió enfrentar los cientos de preguntas que los senadores de los EE.UU le realizaron ayer 10 de abril de 2018, luego de que se conociera que esa empresa violó la confidencialidad de datos de decenas de millones de usuarios.

Zuckerberg, quien estaba muy preparado para responder inquisiciones, aparentemente complicadas, se quedó sin palabras y ridiculizado cuando el senador demócrata por Illinois, Dick Durbin, le realizó una —en apariencia— simple consulta.

Señor Zuckerberg, ¿estaría cómodo compartiendo con nosotros el nombre del hotel en el que estuvo anoche?

El empresario, que experimenta la peor etapa en la historia de Facebook, se quedó sin palabras y respondió dubitativo que ‘no’. Seguidamente, el senador le pidió que compartiera con los presentes los nombres de las personas con quienes se había comunicado esta semana. Tampoco quiso.

Con esas dos preguntas sencillas, directas y contundentes, Durbin estaba dejando en evidencia lo que su red social hizo durante todo este tiempo: conocer todo todo sobre sus usuarios. Un poder inimaginable para cualquier compañía.

Peor aún, esos datos fueron utilizados por la empresa británica Cambridge Analytica durante la campaña electoral norteamericana de 2016 para inclinar la balanza de algunos votantes en favor de Donald Trump, según las pruebas que están saliendo a la luz. Lo mismo ocurrió durante los comicios que debían definir si el Reino Unido abandonaba la Unión Europea.

Luego de formular sus dos preguntas, Durbin sentenció: “Creo que de esto se trata todo su derecho a la privacidad, los límites de su derecho a la privacidad y cuánto revela en los EE.UU. moderno en nombre de, y cito: ‘Conectar a personas en todo el mundo'”.

Durante la audiencia, Zuckerberg se mostró muy preparado para responder según un guión del cual no se apartó. Pidió disculpas y dijo que se equivocó. Sin embargo, nada se sabe acerca del futuro de la compañía ni de cómo continuará ‘compartiendo’ sus datos.

Suplementos digitales