200 policías custodian las inmediaciones del Palacio…
Indonesia investiga cómo pudieron contagiarse de cov…
Fiscalía de Perú investiga a Ministro del Interior t…
Emiratos Árabes Unidos comienza a vacunar con Sinoph…
El Arzobispo de Quito ofrece mediar ante la crisis p…
Jóvenes, segundas dosis, rezagados: ¿Quiénes se vacu…
Horarios, placas: así debe circular en Quito en la p…
Sistema de reserva de vacunas de región italiana suf…

Francés con enfermedad incurable que decidió dejarse morir en directo fue hospitalizado

Allegados del francés que había decidido dejarse morir en directo temen que fue hospitalizado en contra de su voluntad. Foto: AFP.

Allegados del francés que había decidido dejarse morir en directo temen que fue hospitalizado en contra de su voluntad. Foto: AFP.

Allegados del francés que había decidido dejarse morir en directo temen que fue hospitalizado en contra de su voluntad. Foto: AFP.

El francés Alain Cocq, que sufre de una enfermedad incurable y decidió interrumpir desde hace cuatro días su tratamiento y alimentación, fue hospitalizado el lunes (7 de septiembre del 2020) por la noche, anunció su mandataria, que teme que haya sido hospitalizado a la fuerza.

“Fue hospitalizado ayer por la noche, después de una intervención de los servicios de auxilio. Creo que no estaba consciente”, dijo Sophie Medjeberg, que dice temer que Cocq haya sido hospitalizado contra su voluntad.

“No se puede tratar a una persona contra su voluntad”, añadió la mandataria.

Cocq, de 57 años, que sufre de una enfermedad sin nombre muy dolorosa, había anunciado el viernes 4 de septiembre del 2020 poco después de medianoche que dejaba de tratarse, alimentarse e hidratarse.

“El camino del alivio empieza y, créanme, estoy feliz”, declaró este habitante de Dijon (este) en su cuenta de Facebook, en la que comenzó a transmitir en directo su agonía, antes de que la red bloqueara su difusión el sábado.

Este activista por una “muerte digna” pretendía con este gesto denunciar las carencias de la ley francesa sobre la eutanasia y la muerte digna.

Postrado en una cama, sufriendo un martirio debido a la enfermedad que le consume desde hace años, el hombre había apelado al presidente Emmanuel Macron, pidiéndole que le ayudara a morir y que autorizara un suicidio asistido por un médico.

Al contrario de otros países europeos como Holanda, Bélgica o Suiza, la eutanasia activa o el suicidio activo están prohibidos en Francia.

No obstante, la ley Léonetti, adoptada en 2005, prevé la posibilidad de detener un tratamiento si se trata de una “obstinación irrazonable”.