COE Nacional detalla cómo será el uso de mascarilla …
Gobierno y la Conaie se reúnen en la primera mesa técnica
Así se descubrió primer caso de viruela del mono en …
Un hombre sin vida es hallado en el sur de Quito
Estas son las razones que llevaron a Nicolás Lapentt…
Botellas de cerveza caen sobre av. Simón Bolívar y c…
Primera mesa de diálogo entre el Gobierno y la Conai…
Cielo despejado deja ver el volcán Cotopaxi en Quito

Un procedimiento estético fallido dejó con cuatro cejas a una mujer

Foto: WDAF-TV

Foto: WDAF-TV

Un 'microblanding' de oferta en EE.UU. dejó a Jami Ledbetter con cuatro cejas en el rostro. Foto: WDAF-TV

Una estadounidense terminó con cuatro cejas tras someterse a un procedimiento estético que se convirtió en una pesadilla. Jami Ledbetter nació sin bello en el área de la cejas por esa razón recibió de sus hijas un microblanding de oferta como regalo.

El ‘microblanding’ es un procedimiento que consiste en trazar cada uno de los vellos de las cejas para rellenar o dar forma a las mismas que se ha popularizado en los últimos años. Ledbetter aceptó el regalo encantada, pero no esperaba que el resultado la dejara con cuatro cejas en el rostro.

La hijas de la mujer de 42 años pagaron USD 250 por el procedimiento, relató a la cadena de televisión WDAF-TV. Ledbetter se hizo el tratamiento en el año 2018 y la persona que la trató dijo que contaba con la certificación para realizar el tratamiento. Sin embargo, este salió mal y la mujer terminó con cuatro cejas en su rostro.

Tras el fallido procedimiento, la mujer dijo sentirse avergonzada de salir a la calle con cuatro cejas. Aseguró que "no le desearía esto ni a mi peor enemigo. Es duro lo que ha pasado con mi autoestima". Para intentar ocultar el error, intentó utilizar maquillaje, pero no fue posible.

Así quedó el procedimiento estético fallido que se realizó Ledbetter en las cejas. Foto: WDAF-TV

Finalmente, el error pudo ser arreglado por una artista del tatuaje que, según su relato, se dedica a remover cejas mal hechas. Cuenta su historia un año después a fin de que otras personas no se realicen procedimientos de belleza sin asegurarse que están en manos de un profesional.