23 de octubre de 2018 10:28

El príncipe Enrique y Meghan Markle llegan a Fiyi

El príncipe Enrique (der.) del Reino Unido, duque de Sussex, y su esposa Meghan (cent.), duquesa de Sussex, abordan un avión en el aeropuerto de Hervey Bay (Australia) para dirigirse a las islas Fiyi.

El príncipe Enrique (der.) del Reino Unido, duque de Sussex, y su esposa Meghan (cent.), duquesa de Sussex, abordan un avión en el aeropuerto de Hervey Bay (Australia) para dirigirse a las islas Fiyi. Foto: EFE

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El príncipe Enrique, nieto de Isabel II de Inglaterra, y su esposa, la exactriz estadounidense Meghan Markle, llegaron este 23 de octubre del 2018 a Fiyi, donde recibieron una acogida multitudinaria e incluso probaron el kava, una bebida local con propiedades sedantes.

Tras seis dias en Australia, el duque y la duquesa de Sussex empezaron una visita de cuatro días a Fiyi y Tonga en el marco de su gira por Oceanía.

En Suva, la capital de Fiyi, el nieto de Isabel II de Inglaterra y su esposa fueron recibidos por unas 15 000 personas, muchas de ellas con banderas y fotos de la pareja real. En Albert Park, en el centro de la ciudad, los ancianos celebraron una ceremonia ataviados con tradicionales faldas de hierba.

Enrique recibió como regaló un diente de cachalote, llamado tabua, y que en la cultura de Fiyi es un signo de prestigio. Luego el príncipe tomó un sorbo de kava de un bol común.

Esta bebida, a base con raíces de una planta parecida al pimentero, provoca una leve parálisis en la cara y tiene un sabor de agua con barro.

Fiji, una excolonia británica, se convirtió en independiente en 1970 y tiene una población de 920 000 personas.

La llegada de la pareja real a Suva fue multitudinaria y miles de personas esperaban junto a la carretera para ver pasar a los coches. El evento fue retransmitido en directo en televisión.

El príncipe Enrique lucía medallas de cuando hizo su servicio militar y pasó revista a la guardia de honor de Fiyi, cuyos soldados llevaban el sulu, la falda tradicional del país.

Siguiendo las recomendaciones médicas, Meghan, que está embarazada, llevaba falda y mangas largas para evitar el riesgo del zika, una enfermedad transmitida por los mosquitos y que puede provocar deformidades en los recién nacidos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)