20 de noviembre de 2019 14:01

Príncipe Andrés, responsable de una nueva crisis para la familia real británica

El príncipe Andrés, hijo de la reina Isabel II, recibió una ola de críticas tras la polémica entrevista que brindó sobre Jeffrey Epstein, acusado de pedofilia y encontrado muerto en prisión. Foto: EFE

El príncipe Andrés, hijo de la reina Isabel II, recibió una ola de críticas tras la polémica entrevista que brindó sobre Jeffrey Epstein, acusado de pedofilia y encontrado muerto en prisión. Foto: EFE

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La lista de universidades, asociaciones y grandes empresas que rompen sus lazos con el príncipe Andrés, duramente criticado tras una entrevista calamitosa sobre el caso Epstein, se alarga día a día, amenazando a la familia real británica con un nuevo 'annus horribilis' (año horrible).

El gigante británico de las telecomunicaciones BT anunció este miércoles 20 de octubre del 2019 que se negaría a seguir apoyando un programa de financiación del aprendizaje digital, IDEA, si el segundo hijo de la reina Isabel II sigue siendo el patrocinador.

Tres universidades australianas, la universidad Bond de Queensland y las universidades Murdoch y RMIT de Melbourne, también anunciaron el cierre del programa del Príncipe Andrés PitchúPalace, asociación que ayuda a empresarios y empresas emergentes) .

Después de la emisión, la noche del sábado 16 de octubre del 2019, de una larga entrevista concedida a la BBC, al príncipe se le reprocha no haberse distanciado de su amigo el financiero estadounidense Jeffrey Epstein -acusado de pedofilia y encontrado muerto en prisión- y de no haber expresado su simpatía hacia sus víctimas.

Andrés, de 59 años, se limitó a impugnar las acusaciones de que una mujer, contratada por Epstein, había sido obligada a tener relaciones sexuales con él cuando era menor de edad.

Desde la entrevista, las críticas y las deserciones se multiplican, sumiendo a la familia real en lo que algunos medios de comunicación no han dudado en llamar un segundo 'annus horribilis', según una expresión de Isabel II.

La reina utilizó este término en 1992 para calificar en el 2018, que había visto a sus dos hijos separarse de sus esposas respectivas, a su hija Anne divorciarse y al castillo de Windsor, residencia real, arder.

El martes 19 de noviembre, varias empresas anunciaron que dejarían de patrocinar la asociación del príncipe.

El banco Standard Chartered decidió “por razones comerciales” no renovar su asociación que expira el mes próximo. La empresa de consultoría y auditoría KPMG también indicó que no prorrogaba el contrato de patrocinio con PitchúPalace, que concluyó a finales de octubre.

Frases racistas

La lista de las instituciones que cortan los puentes con el príncipe sigue alargándose. El Banco Barclays se declaró “preocupado por la situación y dispuesto a reexaminar su posición”, mientras que la universidad Metropolitana de Londres prevé retirar al Duque de York su título de patrocinador.

En el norte de Inglaterra, los estudiantes de la universidad de Huddersfield votaron una moción en su contra por considerar que es “totalmente impropio que los represente” como patrocinador.

El escándalo irrumpió incluso en el primer debate televisado de las elecciones legislativas del 12 de diciembre, entre el Primer ministro Boris Johnson y el líder de la oposición laborista Jeremy Corbyn. Ambos expresaron su “simpatía” y sus “pensamientos” hacia las víctimas.

“Hay preguntas muy serias a las que hay que responder”, añadió Corbyn, para quien la monarquía “necesita algunas mejoras”.

Como si eso no fuera suficiente, las acusaciones se multiplican y hasta acusan al príncipe Andrés de discurso racista.

La exministra del Interior de Tony Blair, Jacqui Smith, reveló que se había “quedado boquiabierta” ante los comentarios racistas del príncipe sobre los árabes durante una cena oficial en honor de la familia real saudita.

Un antiguo colaborador de Downing Street, originario de Sri Lanka, lo acusó de usar la expresión “negro”. Un portavoz del Palacio de Buckingham respondió que el príncipe “no tolera el racismo bajo ninguna forma”.

En cambio, el Palacio Real no comentó la entrevista de la BBC con el príncipe Andrés y declaró que él continuaría llevando a cabo iniciativas científicas, tecnológicas y empresariales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (2)