Una discoteca abierta y fiestas se detectaron la noc…
Luto en el norte de Ecuador por el fallecimiento de …
Camión atropella a varios manifestantes en marcha de…
Detenido pederasta británico por grabaciones de niño…
La esclavitud en las colonias, a través de una bravía mulata
Trazos de un protagonista de la vida nacional
Postales que dejó el eclipse anular solar
Urbes ‘pet friendly’ exigen más compromiso al dueño

Meghan y Harry causan revuelo tras utilizar el apoyo de la reina Isabel II para ‘bautizar’ a su hija

El pasado 4 de junio nació Lilibet Diana Mountbatten-Windsor, la hija del príncipe Harry y Meghan, el duque y la duquesa de Sussex. Foto: EFE

El pasado 4 de junio nació Lilibet Diana Mountbatten-Windsor, la hija del príncipe Harry y Meghan, el duque y la duquesa de Sussex. Desde ese momento se ha desatado una serie de críticas por el uso de Lilibet. Se trata del apodo de la reina Isabel II.  

Entre los detractores está Piers Morgan, quien renunció a la conducción de ‘Good Morning Britain’ después de afirmar que no creía una palabra de lo que Meghan había dicho durante su entrevista con Oprah Winfrey en marzo. Mencionó que la elección del nombre le parecía “irónica” dado que los duques de Sussex habían pasado semanas destrozando a la familia real. 

En el programa Today de Australia, después de que le preguntaran su opinión sobre el nombre de la realeza más reciente, dijo: “Tienes a esta pareja que ha estado destrozando a la Familia Real y la monarquía durante las últimas semanas y le han puesto al bebé el nombre de la Reina“. “Tal vez sea su forma de ‘llegar’, como dicen los estadounidenses, a la realeza y poner fin a esta disputa en curso”.  

Sus comentarios se producen, según el portal The Sun, después de que el expresentador de ‘Good Morning Britain’ dijera que “se negaba a comentar” sobre las noticias sobre el bebé de Meghan y Harry, ya que “respeta sus constantes súplicas de privacidad”. 

La experta real Angela Levin, en cambio, sugirió que la decisión fue una mala idea porque el apodo cariñoso le fue otorgado a Elizabeth por su difunto esposo, el príncipe Felipe. Ella le dijo a ‘Good Morning Britain’: “No creo que sea una buena idea, creo que es bastante grosero con Su Majestad, su Reina. Era un apodo muy privado de su marido, que no lleva mucho tiempo muerto. El príncipe Carlos nunca soñaría con llamar a su madre Lilibet”.

La reina recibió su apodo de su abuelo, el rey Jorge V, quien bromeó diciendo que no podía pronunciar su nombre Elizabeth cuando era niña, apunta el diario británico. 

Mientras tanto, un portavoz del Palacio de Buckingham dijo, según The Sun, que: “La Reina, el Príncipe de Gales y la Duquesa de Cornualles, y el Duque y la Duquesa de Cambridge han sido informados y están encantados con la noticia del nacimiento de una hija para los Duques de Sussex “.