Corte IDH estudia caso sobre destitución arbitraria …
Lasso se reúne con su Gabinete de ministros por prim…
Intento de falsificación de vacunas contra covid-19 …
Couriers y usuarios se alistan para cambios en compr…
Un catálogo digital para adquirir los dulces de Corp…
Un policía asesinado y otro herido en un ataque arma…
Una marcha por la paz se cumplió en Telimbela, Bolívar
El Municipio de Guayaquil entrega audífonos a niños …

Pilat, una duna en constante movimiento

Foto: Verónica Hirtz

Foto: Verónica Hirtz

El atractivo francés ha cambiado desde su nacimiento. En el siglo XIX medía 35 m, ahora alcanza los 107 m. Foto: Verónica Hirtz

El viento y la arena infinitos son la base conceptual de esta serie de fotografías realizadas en la Gran Duna de Pilat, ubicada en el suroeste de Francia. Su geomorfología se encuentra en constante evolución y des­plazamiento desde su génesis.

Foto: Verónica Hirtz

Foto: Verónica Hirtz

La formación de la Gran Duna se debe al colapso de un banco muy grande de arena oceánica, situado frente a su ­costa, el cual ha proporcionado el material ­sedimentario que ha sido transportado progresivamente por el viento.

Foto: Verónica Hirtz

Los ciclos de la naturaleza se manifiestan en las geometrías grabadas en una vasta extensión de arena, como un testimonio de los movimientos de la naturaleza y el pasar del tiempo. La fluidez del agua y la ligereza del viento generan composiciones orgánicas, cuyos contrastes se transforman en función de la intensidad de la luz del sol.

Foto: Verónica Hirtz

A pesar de la flexibilidad y de la espontaneidad de las formas naturales, existe un equilibrio que fluctúa entre ortogonalidad y sensualidad. Cielo, mar y tierra se amalgaman en esta serie y crean composiciones y ritmos cuyos balances se asemejan al rigor de las formas arquitectónicas.

Foto: Verónica Hirtz

Estas imágenes son el resultado de varias visitas a la Gran Duna de Pilat en el 2013. Y el propósito de esta serie es retratar el tiempo y el movimiento en este territorio, en el que el océano, el bosque y el desierto se juntan en un solo punto.

Foto: Verónica Hirtz