Moscú vuelve a registrar otro récord de covid desde …
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 19 de junio del 2021
Alimentos que ayudan a la oxidación de grasa
El Consejo de Participación Ciudadana retoma los con…
Una familia unida espera la recuperación de policía …
El patrimonio de Quito ya tiene 115 guardianes
La pandemia no afectó a la oferta de estudios extrao…
La figura paterna, entre realidad y ficción en la pantalla

Dos osos panda nacidos en cautividad en Alemania dejan la incubadora

Un pequeño osezno -cría de Meng Meng- quien se ha desarrollado con normalidad. Foto: AFP

Un pequeño osezno -cría de Meng Meng- quien se ha desarrollado con normalidad. Foto: AFP

Un pequeño osezno -cría de Meng Meng- quien se ha desarrollado con normalidad y ya cuenta con el pelaje negro y blanco de los osos panda. Foto: AFP

Los dos primeros osos panda nacidos en cautividad en Alemania el pasado 31 de agosto del 2019 multiplicaron en tanto su peso por 15, por lo que pudieron abandonar la incubadora y duermen ya en una “cama” mucho más amplia. Así lo informó este viernes 25 de octubre el zoológico de Berlín.

“Hasta hoy nuestras dos crías de oso panda multiplicaron por 15 el peso que tenían al nacer. Naturalmente cruzamos los dedos para que continúen desarrollándose tan espléndidamente para que pronto su nuevo hogar les quede también pequeño“, declaró el director del zoológico, Andreas Krieriem, en un comunicado.

Si al poco de nacer pesaban 186 y 136 gramos, respectivamente, ahora alcanzan ya los 2,578 y los 2,532 kilogramos.

Su nueva cama ha sido fabricada a mano por el personal del zoológico y está hecha de madera y metacrilato, mide dos metros por metro y medio y la superficie de descanso tiene una altura de unos 40 centímetros.

Las crías ya cuentan con pelaje y buen peso. Además, dejaron la incubadora y tienen una nueva en el zoológico de Berlín (Alemania). Video: EFE

Unas suaves mantas invitan a los oseznos a acurrucarse en su nuevo hogar.
Las dos crías, que al nacer eran rosadas, con un fino vello blanco y una cola desproporcionada, cuentan ya con el típico pelaje negro y blanco de los osos panda y la semana pasada abrieron por primera vez los ojos y cada vez son más activos.

Los cachorros siguen permaneciendo de manera alterna con la madre, Meng Meng, de seis años, mientras el otro cachorro recibe cuidados de los expertos.

En tanto, el padre, Jiao Quing, de nueve años, como es habitual para los machos panda, no se involucra en la cría de los cachorros.

Meng Meng y Jiao Qing llegaron al zoológico de Berlín en junio de 2017, como parte de la diplomacia del panda que practica el Gobierno chino, durante una visita del presidente chino, Xi Jinping, a Alemania.

Así, Pekín es el propietario de los animales, que están “cedidos” a los zoológicos.

La institución indicó entonces que había dedicado USD 9,9 millones a acondicionar el habitáculo para estos osos, además de abonar anualmente un millón de dólares a un proyecto chino de conservación de estos animales, como parte del acuerdo con China.

Según el último recuento mundial, actualmente existen solo 1 864 adultos en su hábitat natural.