9 de octubre de 2018 00:07

Una obra vinculada con los equinoccios

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 0
Giovanni Astudillo

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Recorrido Equinoccial es la propuesta del artista ecuatoriano José Luis Macas y es, además, una de las obras seleccionadas para la Bienal Internacional de Cuenca, que empezará el 23 de noviembre.

Esta creación se orienta en temas de territorialidad poética y paisajes culturales.
Él planteó una intervención en el recorrido que hace el sol en el trazado actual de la capital azuaya. Para ello, toma como referencia el cerro Hua­hualzhumi y también la parte suroeste del Cajas.


Según Macas, durante los equinoccios de marzo y septiembre el sol sale por encima de Huahualzhumi (este) y se oculta en la parte suroeste del Cajas. “Hay investigaciones al respecto en arqueoastronomía y estudios geográficos”.
Para el equinoccio de marzo, Macas colocó 10 estructuras de acrílico y vidrio, que se activan con la luz a manera de relojes solares. De esa forma marcan el trayecto del astro entre el cementerio municipal (norte de Cuenca) y el parque de San Sebastián (centro).


Estos objetos fueron ubicados en fachadas de inmuebles públicos y privados. En esa ocasión, Macas realizó un registro fotográfico. El artista vincula este equinoccio con la masculinidad.
En cambio, al de septiembre lo relaciona con la feminidad porque “en la cosmovisión andina marca el inicio de la parte femenina del año y las festividades de la cosecha”.


En este caso, la propuesta se centró en los afectos, solidaridad y apoyo mutuo. Según él, de esa forma surge el planteamiento de una acción en minga y perfomática. Conformaron una comparsa festiva para celebrar el equinoccio haciendo hincapié en ese rol femenino.
El pasado 22 de septiembre salieron del cementerio municipal de Cuenca y llegaron a la plaza de San Sebastián en un cortejo. Estuvo encabezada por cuatro abanderados (dos mujeres y dos hombres).

Cada bandera representaba al aire, la tierra, el fuego o el agua y al norte, sur, este y oeste.
Hubo ofrendas de fuego y agua. También, 20 participantes llevaron espejos en ocho estructuras en acero inoxidable. La idea fue crear un juego visual con destellos y reflejos.
Un grupo de mujeres llevó alimentos que después se compartieron en una pambamesa en la plaza de San Sebastián. El recorrido tuvo el acompañamiento de una banda de músicos de la parroquia cuencana de Baños.


Según Macas, con este recorrido buscó comunicar la relación que existe con la matriz cultural andina y el mundo actual. “En los registros presento mi manera de trabajar que está en sincronía con el tema curatorial de la Bienal, que son las estructuras vivientes y el arte como una experiencia plural”.
Desde hace 10 años, Macas está enfocado en la estética y el pensamiento andino y estos encuentros con el arte contemporáneo. Es profesor de Artes Visuales de la Universidad Católica de Quito.


Él dice que en el caso del equinoccio de marzo, las estructuras se activan con la luz del sol y siempre están en una dinámica cambiante. En septiembre hubo una experiencia colaborativa con la procesión.
Todo este trabajo se presentará en la Bienal de Cuenca. Se colocarán varias piezas de acrílico y vidrio.
La procesión se mostrará mediante un videoarte o videoinstalación, “que tiene más bien una estética de cine documental y de videopoesía”, explica Macas, de 35 años. También, expondrá fotografías tomadas en marzo y reveladas en septiembre con la técnica de la cianotipia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)