Pachakutik niega alianza con el Gobierno y anuncia q…
Ministerio de Telecomunicaciones dota de conectivida…
USD 8 millones al año le cuesta al Municipio dar ma…
El expresidenciable azuayo Paúl Carrasco usa las red…
Bachelet denuncia ante Consejo de Derechos Humanos e…
Desarticulan red de trata de personas con fines de e…
Chile inicia vacunación contra el covid-19 en jóvene…
Unificación de puntos de vacunación anticovid-19 se …

El silencio y la palabra luchan en la obra ‘¿Quién es la más fuerte?’

‘¿Quién es la más fuerte?’ es una adaptación del clásico de August Strindberg, que se muestra este mes en el Estudio de Actores. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

‘¿Quién es la más fuerte?’ es una adaptación del clásico de August Strindberg, que se muestra este mes en el Estudio de Actores. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

‘¿Quién es la más fuerte?’ es una adaptación del clásico de August Strindberg, que se muestra este mes en el Estudio de Actores. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

Dos mujeres se encuentran en una cafetería en la Nochebuena. Su encuentro se desarrolla entre el monólogo de una de ellas y el silencio de la otra. ‘¿Quién es la más fuerte?’ es una obra que explora el poder de lo que se dice y de lo que se calla. Estará en escena en el Estudio de Actores (Manabí y Benalcázar), los fines de semana, hasta el 28 de julio del 2019.

El guion es una adaptación de ‘La más fuerte’, un texto teatral de un solo acto, escrito en 1888 y ahora considerado un clásico. El autor es el dramaturgo August Strindberg, uno de los escritores suecos más importantes de finales del siglo XIX e inicios del XX . Esta obra es ágil y cruel, pues construye un enfrentamiento entre el lenguaje y el silencio.

‘La más fuerte’, por lo tanto, se convierte en un ejercicio de comunicación en escena, que suele ser usado en las clases de actuación. Así lo da a conocer Gonzalo Estupiñán, profesor del Estudio de Actores y director de la adaptación que está ahora en función.

“Siempre tuve el deseo de trabajar con este texto. No fue posible sino hasta conocer a Tamia Otalora y Fernanda Cadena, las protagonistas. Pensé que las dos podían funcionar bien: son parecidas, algo que me resonó en el texto”, dice Estupiñán.

En el guion original se hace referencia a escenas y costumbres de la Suecia de fines del siglo XIX. Estupiñán consideró necesario hacer la adaptación a una época más actual. La obra toma lugar en el Quito de la década de los 70, debido a que el contexto no es determinante. Lo que sí es trascendental es la lucha feroz y a nivel sicológico de los personajes.

A medida que avanza la interpretación, el público descubrirá las pasiones que unen a las dos mujeres. Esto es posible a través del relato rabioso e irónico de la mujer que habla, de quien no se conoce el nombre, y por medio de los gestos y risas burlonas de Amelia, quien permanece callada.

Si bien en un inicio parece que la palabra que disminuye y humilla es la más fuerte, la obra se desenvuelve de tal manera que el público se convierte en testigo de la degradación que constituye la exposición de la ira y del
resentimiento. Además, el lenguaje es también el material con el que se recrea una imagen vacua y que se desvanece en el aire, como una visión que resulta ser mentira.

Al final se demostrará que lo más fuerte no necesariamente es lo que parece ser. Tamia Otalora y Fernanda Cadena convencen al público de esto, en un trabajo que sostiene durante 50 minutos la tensión.

Las dos actrices son egresadas del Estudio de Actores, institución que ofrece un programa de educación actoral que dura tres años. Ahora, Otalora y Cadena son parte de la Cantera del Estudio de Actores, un programa de inserción laboral de los graduados.

‘¿Quién es la más fuerte?’ se presentará hasta el 28 de julio del 2019. Los viernes y sábados, la función será a las 20:00, y los domingos, la función será a las 18:00. La entrada tiene un precio de USD 8 y se pueden realizar reservas a través de las redes del Estudio de Actores.

“El Estudio es de los pocos lugares de la ciudad donde las temporadas duran más de dos semanas, porque se demora en que las obras maduren y hay mucho trabajo de por medio como para matarla en cuatro funciones, es la creencia que tenemos”, concluye Estupiñán.