23 de octubre de 2018 00:00

La obra póstuma de Martha Ormaza reivindica a las mujeres olvidadas de la Escuela Quiteña

La obra ‘La Serenísima Madre de las Flores’ se estrenó el pasado 25 de octubre del 2018 en la Capilla del Museo de la Ciudad

La obra ‘La Serenísima Madre de las Flores’ se estrenó el pasado 25 de octubre del 2018 en la Capilla del Museo de la Ciudad. Foto: Julio Estrella/EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Gabriel Flores

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Con la presencia de sus familiares más cercanos -entre ellos su hija Paloma y su hermana Cuti- amigos, personajes vinculados a la escena artística local y autoridades municipales, se estrenó ayer (24 de octubre del 2018) ‘La Serenísima Madre de las Flores’ , obra escrita, producida y dirigida por Martha Ormaza, quien falleció el pasado 22 de octubre del 2018.

El escenario elegido para la presentación de esta pieza, un grupo de estampas que cuentan la vida de hombres y mujeres que sentaron las bases para la Escuela Quiteña de arte, fue la Capilla del Museo de la Ciudad.

La obra se realizó a los pies del retablo de esta mítica capilla. La primera en aparecer fue Isabel de Santiago, una de las más destacadas pintoras y dibujantes de la Escuela Quiteña, que como tantas otras mujeres de esa época ha quedado en el olvido.

A ella se sumaron otros personajes como Teresa de Cepeda, Fray Basilio, Francisco de la Cruz, Antonio Bastidas y Marianita de Jesús, interpretados por los actores Maya Villacreces, Valentina Pacheco, Gabriela Ruiz, David Noboa, Pablo Aguirre y Alexandra Guerrero.

La transición de cada una de las estampas estuvo dividida por la participación musical, al estilo de una cantata, de los 15 coreutas del Coral Amaranto.

Todas las estampas contaron con la presencia de La Serenísima, una virgen alada ataviada con vestido azul interpretada por Villacreces. La virgen fue la presencia con la que interactuó el resto de personajes inclusive la ‘Azucena de Quito’ quien anhela morir para subir a los cielos y estar junto al amor de su vida.

Acompañados en sus diálogos de unas pequeñas dosis, bien administradas, de humor negro, los personajes imaginados por Ormaza logran en estas estampas interpelar a los poderes de aquella época y mostrar cómo la iglesia católica encontró en el arte y en artistas como Miguel de Santiago y Bernardo de Legarda a los mejores aliados para extender su doctrina a lo largo de la región.

La última función de esta primera temporada se realizará hoy (25 de octubre del 2018), a las 19:00, en la Capilla del Museo de la Ciudad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)