Guillermo Lasso viajó para participar en cambio de m…
Policía indaga balacera en canchas de fútbol del Guasmo Sur
Ecuador logra 2 medallas de bronce en Olimpiada Inte…
Brith Vaca ocupará la Vicealcaldía de Quito por los …
En Guayaquil y Samborondón se confirman tres casos d…
Joe Biden envía a su secretario de Educación a inves…
Perú, entre la esperanza y la incertidumbre por la a…
¿Dónde puede vacunarse contra el covid-19 si tiene e…

Los nuevos talentos no llegan con fuerza a sitios de ‘streaming’

Juan Fernando Velasco, Douglas Bastidas, Julio Jaramillo, Widinson y Gerardo Morán. Fotos: EL COMERCIO.

Juan Fernando Velasco, Douglas Bastidas, Julio Jaramillo, Widinson y Gerardo Morán. Fotos: EL COMERCIO.

Juan Fernando Velasco, Douglas Bastidas, Julio Jaramillo, Widinson y Gerardo Morán. Fotos: EL COMERCIO.

La difusión de una canción de un artista nacional y una de un extranjero fue una de las disposiciones de la Ley Orgánica de Comunicación que entró en vigencia el 25 de junio de 2013. La ley, conocida como 1×1, tiene como objetivo promover la producción musical ecuatoriana.

Cinco años después, el presidente de la República, Lenín Moreno, envió a la Asamblea Nacional un paquete de reformas a la Ley de Comunicación. Moreno sugirió a la Comisión de Derechos Colectivos que por ahora no se modifique este tema “sensible”.

El asambleísta César Carrión (Creo), integrante de dicha comisión, afirma que no existe un cambio de fondo en la ley del 1×1 y que con esto se busca continuar motivando la producción nacional.

Uno de los objetivos de difundir la música en radios es que la gente entre en contacto con los nuevos talentos, así como consolidar la trayectoria de los artistas nacionales. En este escenario, uno de los efectos inmediatos sería el incremento de las reproducciones de sus canciones en plataformas digitales como Spotify.

En una consulta a esta plataforma, hasta enero del 2019 en el ‘top’ 20 de artistas ecuatorianos más escuchados a escala mundial se encuentran músicos de amplia trayectoria como Juan Fernando Velasco, Tranzas, Verde 70, Guardarraya, AU-D, junto a íconos culturales nacionales como Julio Jaramillo, Don Medardo y sus Players. Ellos comparten el ‘ranking’ con nuevos exponentes como Johann Vera, La Máquina Camaleón, Leo Rojas, Nicola Cruz, entre otros.

Sobre esto, la promotora artística nacional Joanna Loza afirma que, en el caso de AU-D, es un artista que se encuentra en constante innovación, sin dejar su esencia, que es el rap. Para ella la letra y ritmo de sus canciones son el principal instrumento para que el público lo identifique y lo siga apoyando por tanto tiempo.

Por otra parte, el promotor artístico Alexander Suárez comenta que la ley del 1×1 ha ayudado a que artistas nacionales suenen más en las radios y que las audiencias tengan la oportunidad de escuchar nueva producción ecuatoriana.

También cree que la ley ha sido un incentivo para que los músicos mejoren su calidad profesional, ya que compiten con artistas internacionales.

Karina Córdova es mánager y productora de varios artistas nacionales. Ella cree que el trabajo, la composición musical y el contacto con el público es lo que ha logrado que los músicos se mantengan primeros en los ‘rankings’, más allá de la aplicación de la ley del 1×1.

Córdova afirma que no todos los medios de comunicación cumplían con esta ley, más bien la veían como obligación, pero añade que es entendible porque “tal vez no existe buena producción nacional o no es comercial para las radios”. Además, afirma que la ley del 1×1 no es equitativa con todos los artistas.

Con ella concuerda Alexander Suárez, quien cree que hay artistas nacionales que ingresan a los ‘top’ con mayor facilidad por la calidad de sus canciones y porque saben con qué artistas están compitiendo.

En el caso de Spotify, esta plataforma se ha convertido en una de las favoritas para dar a conocer las nuevas canciones, debido a la gran cantidad de usuarios conectados. Sin embargo, en los listados de las 30 canciones más reproducidas de las últimas semanas no aparecen temas de artistas ecuatorianos, lo cual limita su capacidad de difusión internacional.