La minoría está a un voto de tomar control del Conse…
El arte y la gastronomía quiteña son plasmadas por d…
Pico y placa en Quito: Restricciones para este marte…
Disneyland Shanghái cierra por covid después de cuat…
Resumen de la jornada noticiosa de este 28 de noviembre
Argentina reporta su primera muerte por viruela del mono
Fiscalía formula cargos por terrorismo a siete invol…
Cuatro militares fueron sancionados por el ingreso d…

Nueva especie de ave se descubre en Ecuador después de 18 años; está clasificada como en peligro crítico

Esta nueva especie de colibrí, llamada Oreotrochilus cyanolaemus (estrella de garganta azul), tiene cabeza verde y su garganta es azul profundo.

Esta nueva especie de colibrí, llamada Oreotrochilus cyanolaemus (estrella de garganta azul), tiene cabeza verde y su garganta es azul profundo.

Esta nueva especie de colibrí, llamada Oreotrochilus cyanolaemus (estrella de garganta azul), tiene cabeza verde y su garganta es azul profundo. Foto: Cortesía

Una nueva especie de colibrí fue descubierta en los páramos del suroccidente de Ecuador, en la frontera entre El Oro y Loja. Este hallazgo se produce 18 años después de la última descripción de un ave descubierta en el país y ya se encuentra clasificada como “en peligro crítico”.

El hallazgo fue publicado hoy, 26 de septiembre del 2018, en la revista científica The Auk. Esta nueva especie de colibrí, llamada Oreotrochilus cyanolaemus (estrella de garganta azul), tiene cabeza verde y su garganta es azul profundo. Esta última es una característica única que la distingue entre las otras seis especies de colibríes estrellas descritas hasta la fecha.

Según información del Instituto Nacional de Biodiversidad (Inabio), el ave fue descubierta el año pasado en los páramos del suroccidente de Ecuador. Esta especie es endémica de El Oro y Loja (solo ha sido reportado en esa zona). Debido a que el área en la que vive es muy pequeña, esta especie ya ha sido clasificada como “en peligro crítico”.

Según el estudio, en la zona en la que habita, la degradación del hábitat es alta por la quema del páramo, la agricultura, la ganadería y las concesiones mineras.

La Fundación ecuatoriana EcoCiencia con el apoyo de otras organizaciones emprenderá acciones de conservación, ya que queda muy poco tiempo para salvarla de la extinción.

El equipo de investigación estuvo conformado por Francisco Sornoza (Investigador asociado al Inabio), Juan Freile (Comité Ecuatoriano de Registros Ornitológicos, CERO), Jonas Nilsson (Wild Sumaco), Niels Krabbe (Museo de Zoología de la Universidad de Copenhagen) y Elisa Bonaccorso (Instituto BIOSFERA, Universidad San Francisco de Quito).