9 de abril de 2019 00:00

Los niños aprendieron sobre cultura ‘afro’ en Esmeraldas

En la clausura del curso vacacional de cultura, los alumnos hicieron una demostración de lo que aprendieron. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

En la clausura del curso vacacional de cultura, los alumnos hicieron una demostración de lo que aprendieron. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Marcel Bonilla

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La famosa canción Despacito fue interpretada musicalmente por los estudiantes de marimba, guitarra y bombo del Conservatorio de Música del Municipio de Esmeraldas, al cierre del curso vacacional.

Doce niños de la clase de percusión y cuerdas adaptaron los acordes de la canción para tocarla, acompañada de la tradicional marimba y cununo.

El curso de formación de nuevos músicos en instrumentos tradicional y guitarra empezó a inicios de marzo y concluyó el pasado cinco de abril, con el objetivo de buscar nuevos talentos que alimenten la música del pueblo afro.

Bajo la conducción del maestro Alberto Castillo, profesor de guitarra y marimba, 52 alumnos demostraron una fusión de instrumentos musicales, con la presencia padres de familia, que acudieron para ser parte de la velada.

Alfredo Caicedo, profesor de marimba de los cursos iniciales, explica que los principiantes realizaron, durante el curso, ejercicios de manos para aprender a manejar las vaquetas y escalas musicales.

El tema musical principal fue el Andarele, por la armonía con que se lo interpreta y es uno de los más escuchados.

Otras de las canciones de la tradición fueron Torbellino y Caramba, fusionadas con los acordes de al guitarra para darle un sonido más armonioso y menos seco, explica el músico.

Desde el funcionamiento del conservatorio de música y danza en Esmeraldas, se trabaja en la fusión de distintos instrumentos musicales como la flauta dulce, saxofón, violín y bajo, con la marimba.

Durante un mes, los estudiantes aprendieron sobre la música y danza tradicional del pueblo afroesmeraldeño. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

Durante un mes, los estudiantes aprendieron sobre la música y danza tradicional del pueblo afroesmeraldeño. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO


Alberto Castillo, profesor de guitarra y marimba, explica que la formación de los nuevos músicos de Esmeraldas tiene como base la marimba, que ha servido para la integración de una sinfónica afroesmeraldeña.

Este trabajo permitió descubrir a nuevos talentos como Brayan Preciado, uno de los jóvenes intérpretes de marimba formado en el conservatorio. “La experiencia ha sido importante para continuar difundiendo nuestro folclor”.

Jeffry Arroyo, profesor de percusión (bombo, cununo, tumbadora, bongó, güiro, maracas y claves), cree que Esmeraldas cuenta con la materia prima para seguir cultivando el arte de la música tradicional.

Una de las pruebas es la cantidad de niños que buscan aprender a tocar el bombo y la marimba durante los vacacionales; muchos quedan para los cursos regulares todo el año.

La formación de talentos también ha sido la base para integrar a nuevos músicos y amantes de la danza ancestral a los grupos culturales en Esmeraldas. De allí se han nutrido agrupaciones folclóricas como Tierra Verde, Raíces Negras y Raíces del Pacífico.

Estos grupos están compuestos en más de 70% por jóvenes, especialmente los que integran las coreografías de las canciones tradicionales, que por su cadencia necesita de mucha energía para bailar.

Durante la finalización del curso, el director del Conservatorio de Música y Danza del Municipio de Esmeraldas, Agustín Ramón, hizo una explicación de los orígenes de la música ancestral desde América, África y

Los alumnos, previo a las clases prácticas, reciben una introducción sobre la historia de la marimba.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)