20 de diciembre de 2019 00:05

'El niño del tambor', una historia sobre el sentido de la Navidad

La obra tuvo su estreno en Quito este miércoles 18 de diciembre, en el estadio de Carapungo, en un evento gratuito. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO

La obra tuvo su estreno en Quito este miércoles 18 de diciembre, en el estadio de Carapungo, en un evento gratuito. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Tendencias
(I)
tendencias@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Con una amplia carrera en el mundo de las artes escénicas, y luego de un reciente estreno exitoso de su última obra, Christian Valencia llega a los escenarios capitalinos con la obra ‘El niño del tambor’. En esta pieza, él conjuga su pasión por la música y las artes escénicas con las nuevas tecnologías. De esta manera, logra el montaje de un escenario en el que la magia de un musical es posible no solo por la calidad de interpretación de los actores, sino también por los efectos visuales.

Más de 40 artistas en escena, entre actores, músicos invitados, instrumentistas y coros infantiles, trabajan en esta obra, la cual fue estrenada unas semanas atrás en Loja. En la misma, y para darle un espíritu ecuatoriano, se cuenta con la participación de Sergio Sacoto, Lola Guevara y John Peter. Los tres son una suerte de ángeles navideños que guían a un grupo de tres niños que deberán encontrar el verdadero significado de esta festividad.

La historia empieza con estos tres niños, quienes no saben a ciencia cierta por qué se celebra la Navidad. En su búsqueda por respuestas, ellos son conducidos a tres lugares donde la festividad tiene varios matices. En un sitio, esta época está marcada por una agenda intensiva de compras, lo cual ha hecho que la gente que vive ahí esté llena de anuncios publicitarios y cosas para adquirir y regalar.

En otro sitio, la Navidad es una fiesta muy religiosa, en la que las personas realizan rituales que ensalzan la necesidad de elevar plegarias acordes con la natividad.

En el tercer lugar, las fiestas decembrinas simplemente no se celebran. Y no lo hacen porque simplemente no hay recursos económicos para hacerlo.

Es en este sitio donde los tres niños encuentran cierto sentido a las cosas. Pero para llegar a comprenderlo todo, deberán saber cómo compartir con aquellos que más lo necesitan.

Para viajar a cada uno de estos lugares, grandes pantallas son parte del escenario. Estas permiten realizar estos viajes para conocer el mundo. La obra se presentará gratuitamente hasta el domingo 22.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)