4 de septiembre de 2019 17:52

Niña estuvo a punto de morir tras adquirir una enfermedad cuando se probaba zapatos escolares

Imagen referencial. Una pequeña niña de 4 años estuvo a punto de morir tras infectarse con una patología por probarse zapatos. Foto: Pixabay

Imagen referencial. Una pequeña niña de 4 años estuvo a punto de morir tras infectarse con una patología por probarse zapatos. Foto: Pixabay

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 4
Contento 0
Redacción Elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Sienna Rasul, una niña de 4 años, luchó por su vida durante cinco días en un hospital de la localidad Aberfan, en el Reino Unido. La pequeña se infectó con una extraña enfermedad potencialmente mortal que la dejó inmóvil en agosto del 2019. Su madre Jodie Thomas quedó en estado de shock cuando los médicos le explicaron qué había causado el contagio: probarse zapatos nuevos. El caso fue difundido por el tabloide británico The Sun el pasado 2 de septiembre.

Según relata su madre, era una jornada normal. Después de comer, decidió llevar a su hija a un almacén para comprar calzado previo al inicio de un nuevo ciclo escolar. La temporada veraniega estaba en pleno auge en agosto, por lo que la pequeña llevaba unas sandalias.

Tras probarse varios pares de zapatos, Sienna comenzó a quejarse por un grave dolor en sus pies. Dejó de caminar. Para el siguiente día, ya no tenía fuerzas. Pronto, la madre llevó a su hija al hospital dónde le confirmaron que desarrolló septicemia. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) define a la patología como una “urgencia médica” que, de no ser diagnosticada de forma temprana, “puede ocasionar daño irreversible a los tejidos, choque séptico, insuficiencia orgánica múltiple y poner en riesgo la vida”.

En promedio, dice la OPS, 31 millones de personas sufren un episodio de sepsis. Del total, unos seis millones de personas fallecen por la enfermedad.

Tras recibir el diagnóstico, la madre cuenta que la patología se extendió en la pierna de la menor, además de que su temperatura corporal era muy alta. Los médicos analizaron la posibilidad de intervenir quirúrgicamente a la niña. Después de realizar una serie de exámenes, establecieron que el mejor procedimiento para curar a Sienna era drenar la pus en su pierna y recetar antibióticos.

Al ser una enfermedad que puede ingresar a través de una herida abierta, los doctores sospecharon que la niña pudo haberse cortado o pellizcado el pie. La pequeña estuvo hospitalizada durante cinco días. Cuando le dieron de alta, los galenos le dijeron a la madre que la enfermedad fue adquirida por probarse zapatos nuevos. "Normalmente se pondría calcetines, pero es verano, así que llevaba sandalias. Los zapatos que le gustaban habían sido probados por otras niñas y así es como Sienna se contagió", relató.

Ahora, la madre busca concienciar a otros padres para prevenir la infección y poner en riesgo la vida de los más pequeños de casa. "A las mamás y papás que hacen las compras de regreso a la escuela, les aconsejaría que se llevaran un par de calcetines de repuesto”, recomendó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (4)