¿Cambian las reglas en el tránsito en Quito tras res…
Ecuador estrechará lazos con Perú independientemente…
Israel planea el envío de un millón de vacunas a pun…
Al menos cinco presos muertos y 39 heridos por enfre…
ELN rechaza estar detrás de explosión de vehículo bo…
Vietnam crea un código de conducta para los usuarios…
La jornada electoral se desarrolla con una baja part…
España eliminará la obligatoriedad de mascarillas a …

Música académica con sello ecuatoriano en el Teatro Sucre

La Banda Sinfónica Metropolitana de Quito nació en 1990, dentro del Municipio Metropolitano de Quito.

La Banda Sinfónica Metropolitana de Quito nació en 1990, dentro del Municipio Metropolitano de Quito.

La Banda Sinfónica Metropolitana de Quito nació en 1990, dentro del Municipio Metropolitano de Quito. Foto: Archivo EL COMERCIO

El Festival Internacional de Música Clásica presenta esta semana el concierto Nuestra Música Académica, en el Teatro Nacional Sucre.

Este será el segundo concierto del año, de un proyecto musical en el que se estrenan piezas de los compositores ecuatorianos Marcelo Beltrán, Giovanny Mera, Tadashi Maeda (japonés radicado en el país), Eduardo Florencia y ­Jorge Oviedo.

Las obras de estos reconocidos compositores serán interpretadas por la Banda Sinfónica Metropolitana de Quito y el Coro Mixto Ciudad de Quito. Bajo la dirección de Leonardo Cárdenas, la Sinfónica Metropolitana, con 27 años de trayectoria, mostrará su versatilidad al interpretar música académica ecuatoriana escrita por autores contemporáneos, que han utilizado distintas técnicas de composición.

Con una experiencia de 24 años de trayectoria, el coro mixto capitalino se ha caracterizado por su capacidad para interpretar obras de cualquier género y época. Con más de 300 músicos de cuatro países, el festival se posiciona como un espacio para la difusión y la revalorización de la música académica, así como de los compositores e intérpretes clásicos y contemporáneos.

El programa de Nuestra Música Académica incluye piezas como Catequilla, de Tadashi Maeda: una obra que funde los ritmos tradicionales ecuatorianos del yaraví y del albazo, pero trabajados con una técnica de composición japonesa.

El Concertino, de Marcelo Beltrán, explora todo el ámbito sonoro del saxofón, en un diálogo permanente con las distintas secciones de la banda sinfónica. En Tonada y Pasillo, de Eduardo Florencia, el autor busca reunir ciertos componentes de la música popular ecuatoriana con el rigor técnico de la escritura académica.

Contatacero, de Jorge Oviedo, es una obra escrita para banda sinfónica, coro y tenor solista, conducida por la dramaturgia de sus versos. Finalmente, Giovanny Mera presenta un homenaje poético musical a un ícono de la resistencia indígena en Evocación a Dolores Cacuango.