En Ecuador también hay voces que imploran por la eutanasia
Pérdidas millonarias en importaciones ficticias
Guillermo Lasso se apoya en siete consejeros
Guayaquil le brindó un fugaz adiós a Álex Quiñónez, …
Con agua contaminada se riegan 7 500 hectáreas de cultivos
Los negocios y el temor conviven con dos cárceles en Quito
China aprueba ley para reducir la presión de las tar…
Rusia se encierra ante máximos históricos de covid-19

El Museo Nacional del Ecuador exhibe la obra de nueve escultores

La exposición ‘Volúmenes de Nación Escultórica. Del Naturalismo a la Abstracción’ estará abierta hasta finales de marzo del 2020. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

La exposición ‘Volúmenes de Nación Escultórica. Del Naturalismo a la Abstracción’ estará abierta hasta finales de marzo del 2020. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

La exposición ‘Volúmenes de Nación Escultórica. Del Naturalismo a la Abstracción’ estará abierta hasta finales de marzo del 2020. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

En ‘Espejo Solar’, lo ancestral precolombino se fusiona en geometría y material con lo contemporáneo, para dar vida a una pieza escultórica que llama la atención por el juego de luz y sombras que proyecta.

La obra de Estuardo Maldonado es una de las nueve piezas que forman parte de ‘Volúmenes de Nación Escultórica. Del Naturalismo a la Abstracción’, la muestra que se exhibe en el Museo Nacional del Ecuador.

A la obra de Maldonado se suman las de Marcia Vásconez, Nixon Córdova, Vicky Camacho, Jaime Andrade, Milton Barragán, Jesús Cobo, Paulina Baca y Francisco Proaño.

Las obras que son parte de esta exhibición, curada por Humberto Montero, dan cuenta de la diversidad de materiales, técnicas y búsquedas artísticas de cada escultor.

Ahí está, por ejemplo, Vía Labicana, un conjunto escultórico compuesto por una pareja y un trío esculpidos en madera y colocados sobre bases de metal, una pieza que Barragán realizó en 1994.

También se encuentra Niña con Pájaro, de Marcia Vásconez, una escultura de corte naturalista hecha en ferrocemento en la que se muestra la figura de una niña con un ave entre las manos, que está sentada en un bloque de madera lisa.

Otro ejemplo de esta diversidad es Urbano Azul, de Jesús Cobo, una obra hecha en piedra y metal con dos módulos bien diferenciados: uno es la suma de ocho bloques de piedra intercalados por placas de metal y el otro un gran bloque de piedra, que en su costado muestra una abertura rectangular cuya forma y posición simula a la de una ventana.

Las nueve obras que se exhiben en esta exposición temporal fueron sacadas de la Reserva Nacional del Ministerio de Cultura y Patrimonio.

Como parte de la exhibición, que estará abierta hasta finales de marzo del 2020, también se incluyó una Apachita, un montículo de piedras, que varios de los pueblos indígenas de los Andes colocan como ofrenda para la Pachamama.

Suplementos digitales