220 maquinistas y supervisores de Metro Quito serán …
El CNE aprueba firmas de Yasunidos para convocar a c…
Álvaro Román no aceptará una nominación a la Preside…
20 vehículos remata la Empresa Agua de Quito
Pareja tiñó de azul el agua de una cascada como cele…
Joe Biden ofrece ayuda a Florida frente al huracán Ian
Un hombre se salvó de morir aplastado por un bus, en Quevedo
Lenin Moreno: Recibí una dictadura, y entregué una d…

El Museo de las Conceptas muestra su arte religioso

Museo de las Conceptas en Cuenca. Foto: Xavier Caivinagua

Museo de las Conceptas en Cuenca. Foto: Xavier Caivinagua

La casa más grande de Cuenca en 1599 pertenecía a doña Leonor Ordóñez. Ocupa toda la manzana de las actuales calles Borrero, Presidente Córdova, Juan Jaramillo y Hermano Miguel.

Esa vivienda fue donada al convento del claustro de las Conceptas porque las hijas de Ordóñez, Jerónima, Leonor y Ángela fueron las primeras ingresar a congregación. Ellas entregaron sus mejores dotes como óleos, joyas y propiedades.

Esta casona amplia de más de cuatro patios de cuartos grandes de adobe y bahareque era habitaba por cerca de 150 personas en 1790. Eran monjas, novicias y servidumbre.

Luego hubo problemas de disciplina entre las religiosas y sirvientas, por lo que el obispo Miguel León ordenó que salgan las empleadas del convento.

Por más de 400 años toda la edificación la ocupaban las religiosas, pero en 1982 la Junta Monetaria aprobó la restauración del inmueble y cuatro años después una parte de la estructura que da a la calle Borrero se convirtió en el museo de las Conceptas.

Allí, hay salas donde se recrea la vida diaria de las religiosas como las celdas donde dormían. Según la religiosa Rosita, también se recrea la cocina de las madres, las ollas grandes y los productos que utilizaban del huerto.

En el patio central existe una diversidad de matas como chamburo, chirimoya, entre otras variedades. En el primer piso también se conservan los nichos donde antes las madres eran enterradas. En la actualidad no existen restos en el sitio.

Según la directora del museo, Clara Jaramillo, las 19 salas que se usan para las exposiciones antes eran parte de la enfermería de las religiosas.

En la segunda planta se exhibe la juguetería de las monjas que llevaban al convento. Existen muñecas elaboradas en celuloide, vajillas, venados, vacas, entre otras figuras.

Para Jaramillo, estos juguetes son unas obras de arte por su conservación y la época que representan sus costumbres. Las religiosas que ingresaban desde los 8 años llevaban sus muñecos.

Entre la riqueza de este museo también están las obras religiosas como cristos, vírgenes, ángeles y una serie de nacimientos y retablos, que se caracterizan por ser obras únicas.

El horario de visita es de lunes a viernes de 09:00 a 18:30 y los sábados y días festivos de 10:00 a 13:00. La entrada cuesta USD 2,50.