12 de agosto de 2019 00:00

Una muestra hace pensar sobre la vida en el Yasuní

Los nombres de las pinturas: ‘Dolor e impotencia’, ‘Sombra’, ‘Viaje sin futuro’, ‘Lágrimas de sangre’ y otros buscan apelar a la sensibilidad de los visitantes. Foto: Vicente Costales/ EL COMERCIO

Los nombres de las pinturas: ‘Dolor e impotencia’, ‘Sombra’, ‘Viaje sin futuro’, ‘Lágrimas de sangre’ y otros buscan apelar a la sensibilidad de los visitantes. Foto: Vicente Costales/ EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 5
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Evelin Caiza
(F-Contenido Intercultural)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El grito de las comunidades indígenas, la inocencia de sus niños, la timidez de sus jóvenes, el llanto de sus ancianos, el dolor de las aves, los árboles que no volverán a crecer. Y, en resumen, la impotencia de los pobladores al no entender el porqué de la destrucción son las temáticas de la muestra ‘Extracción de petróleo en zonas de naturaleza vulnerable’.

Hasta el miércoles 28 de agosto del 2019, la artista plástica Mercedes Cachago presentará, en las salas Eduardo Kingman, Oswaldo Guayasamín y Miguel de Santiago, de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, más de 60 obras que exponen diferentes paisajes y situaciones de las localidades de Lofoten en Noruega y de Yasuní en Ecuador.

Con esta exposición se busca que el público entienda y sea consciente de que “el avance de la modernidad puede traer consecuencias como destrucción y muerte”.

Cachago
señala que en sus lienzos de óleo y acrílico se narran historias reales, como la de un niño indígena sobre un árbol derrumbado. Aquí se evidencia su inocencia y la felicidad que encuentra al encontrar las hojas aún verdes de dicha planta y gotas de agua.

Mujeres y niñas waoranis son también protagonistas de la obra. Ellas son acechadas por hombres mestizos que arrebatan la vida y los recursos a la selva. La artista plástica muestra, además, barriles de petróleo, material para explotar la madera y dólares que sangran debido al exterminio de los recursos naturales y la pérdida de vidas.

Los nombres de las pinturas: ‘Dolor e impotencia’, ‘Sombra’, ‘Viaje sin futuro’, ‘Lágrimas de sangre’ y otros buscan apelar a la sensibilidad de los visitantes. Foto: Vicente Costales/ EL COMERCIO

Mujeres y niñas waoranis son también protagonistas de la obra de Mercedes Cachago. Foto: Vicente Costales/ EL COMERCIO

Con colores fríos y cálidos dibuja manos que sostienen porciones de selva llena de biodiversidad, mismas que se asemejan al paraíso y animales de la selva que lloran sangre. También se plasma a cazadores aborígenes que ya no tienen qué perseguir, porque todo ha sido destruido.

En esta nueva propuesta, Cachago intercala paisajes y elementos que representan la vida y la muerte de paraísos naturales de Ecuador y Noruega.

En las obras sobresalen montañas, ríos, águilas, cóndores, zorros, flores y selvas, así como la aurora boreal. La artista dice que su propósito es “denunciar estas acciones y despertar la preocupación de las autoridades de turno”.

La artista plástica aborda esta problemática en sus obras al verse identificada con dos países y culturas diferentes, pero con los mismos retos y riesgos respecto de la explotación petrolera y la extracción exagerada de recursos naturales.

Noruega deja el petróleo bajo el mar afuera de Lofoten, respetando la vida. Ecuador, en Yasuní extrae el petróleo dañando a todos los seres vivientes en la selva”, señala.

Una de las motivaciones de la artista surgió durante el 2013, cuando una niña se quedó en el abandono, después de una guerra entre dos comunidades en la selva. La imagen de esta pequeña se grabó en la mente de Cachago. La muestra se expondrá en Guayaquil y también en Noruega.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)