18 de enero de 2019 00:00

Los monos son parte de las fiestas religiosas del norte de Ambato

Una camisona baila con los monos, acompañados de la banda de pueblo.

Una camisona baila con los monos, acompañados de la banda de pueblo. Foto: Cortesía Junta Parroquial Cunchibamba

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Fabián Maisanche
Redactor.
(F - Contenido Intercultural)
fmaisanche@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los monos reaparecen en las fiestas religiosas del norte de Ambato entre diciembre, enero y febrero. Junto con las camisonas, capariches, yumbos y payasos recorren las calles de las parroquias rurales de Cunchibamba y Unamuncho.

Al ritmo de la banda de pueblo bailan y acompañan a los priostes en las fiestas que organizan por Navidad, Reyes Magos y pases del Niño. Estas últimas celebraciones se realizan en los barrios de las parroquias hasta el Miércoles de Ceniza. En esa fecha los niños, jóvenes y adultos vuelven a guardar su vestimenta hasta la próxima festividad.

Luis Cocha y su familia son devotos de la imagen del Divino Niño en la parroquia Cunchibamba. Como un acto de devoción y “favores recibidos en el año” se viste de mono desde los 11 años.

El vocal de la Junta Parroquial indica que el personaje viste un overol de color azul y rojo que cubre sus cuerpos y extremidades. La cabeza y el rostro también son cubiertos por una tela del mismo color y la otra de una tonalidad roja.

Los personajes dejan tres orificios en la máscara por donde pueden observar y respirar. A su colorido atuendo se añaden un látigo y un pequeño mono de juguete que cuelga de su cintura o cuello. El muñeco representa el hijo del personaje que baila al ritmo de la banda de pueblo.

“Los monos son inquietos y hacen travesuras. Ellos bailan de un lado a otro, con mucha alegría y fe”, indicó Cocha. El funcionario, de 51 años, indicó que el mono es esposo y pareja de la camisona; es un hombre que luce un vestido de color blanco bordado con flores y hojas en la parte del cuello. Su atuendo se complementa con un pañolón en la espalda, un sombrero de paño adornado con cintas de diferentes colores y su rostro es tapado con una máscara de mallas donde está dibujada la imagen de una mujer.

“También lleva un látigo o pata de cabra que sirve para ordenar y que no molesten a los monos cuando bailan. Estos personajes son únicos en el cantón”, aseguró Cocha.

Según las autoridades de la Junta Parroquial de Cunchibamba, hay entre 50 y 80 personas que visten de monos. La mayoría son jóvenes que lo hacen por fe y en edades que van desde los 8 hasta los 30 años. La mayoría de los jóvenes son estudiantes y otros se dedican a las labores agrícolas o ganaderas.

Steven Narváez fue parte del grupo de monos que participó en las fiestas del barrio Montalvo, ubicado a un extremo de la vía Ambato-Latacunga. Un payaso y un grupo de capariches fueron los encargados de abrir paso a la multicolor delegación el sábado. Al son de la banda de pueblo bailaban los monos, las camisonas y los yumbos. El estudiante contó que unos 30 monos fueron parte de la celebración.

“Lo hacemos por fe y devoción al niño Dios. Mis padres me enseñaron y ahora voy a las fiestas que nos invitan junto con mis amigos”, aseguró Narváez.
Las autoridades de Unamuncho informaron que este fin de semana bailarán los monos por las calles de la parroquia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)