23 de mayo de 2019 00:00

Los matices del amor a través del canto lírico de Pablo Romero

El tenor Pablo Romero propone explorar manifestaciones del amor. Foto: Enrique Pesantes/ EL COMERCIO

El tenor Pablo Romero propone explorar manifestaciones del amor. Foto: Enrique Pesantes/ EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Alexander García
Redactor (I)
agarciav@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La idea es explorar diversas manifestaciones del amor a través de piezas clásicas de ópera y zarzuela -con un apartado final para la música popular y la música académica latinoamericana-. El amor trágico y el espiritual, el amor como comedia o incluso como delirio y reticencia muestra sus matices en el repertorio de ‘Amores difíciles’ , un espectáculo que incluirá arias famosas de óperas como ‘El elixir de amor’ o ‘Rigoletto’.

El tenor ecuatoriano Pablo Romero, radicado en Estados Unidos, regresa a su ciudad natal en una propuesta de solos y duetos junto a la cantante lírica Viviana Rodríguez que se presenta este jueves 22 de mayo del 2019 en el Teatro Sánchez Aguilar, del Guayaquil metropolitano.

“El tema del amor es el más común no solo en óperas y zarzuelas, otro tanto en películas y obras de teatro, porque es el tema que nos atraviesa a todos”, dice el tenor lírico. “Y nos atañe porque todos hemos experimentado una ruptura, la frustración de una meta amorosa inalcanzada o la dicha de estar con alguien que corresponde a tus sentimientos”.

La veta trágica está latente en un dueto de la ópera Lucía de Lammermoor, de Gaetano Donizetti, un drama de enamorados truncados por intrigas políticas de la época.

“En cambio otras muchas óperas son tremendamente cómicas, con enamorados que enfrentan obstáculos y en las que la comedia surge de la forma como engañan esos obstáculos”, dijo Romero, quien ha figurado como solista de la Opera y la Sinfónica de Fort Collins (Colorado), donde reside. Entre las piezas con fondo cómico destaca la propia‘El elixir de amor’ (el dueto Una parola, O Adina) también de Donizetti, donde Nemorino se emborracha al tomar el elixir de amor que le vende un charlatán, pero eso le imprime valor para luchar por su amor.

El repertorio incluye arias y duetos de cinco obras de Donizetti, dos de Verdi y una más de Rossini, figuras de la época de oro de la corriente virtuosista del ‘bel canto’ . “Donizetti es como un bombón para los cantantes que nos suscribimos a este estilo”. También se interpretarán piezas en español, de zarzuelas como La Dolorosa o El Huésped del Sevillano del español José Serrano.

Romero ha cantado óperas cuyas letras han sido traducidas del alemán o del italiano al inglés -no siempre con el mismo tino semántico y poético- pero cree que son mejor traducibles del italiano al español, idiomas con vocales abiertas. Se trata de una forma de salvar la barrera del idioma que suele suponer la ópera para el público, recomienda el tenor.

El repertorio incluirá ‘Balada para un loco’ de Astor Piazzolla sobre “el amor alucinante” y ‘Despedida’, del maestro ecuatoriano Gerardo Guevara, “quien hizo para el pasillo lo que Piazzolla con el tango, elevarlo a un nivel más sofisticado”. Cerca del final interpretarán el pasillo El aguacate.

La música popular es importante porque te habla de las emociones en este momento -refiere Romero-. Las óperas y zarzuelas tiene un nivel de abstracción más alto, emociones más grandes. Necesitamos un balance entre una música que nos habla de lo cotidiano o material; y de otra que nos habla de la condición humana y que nos alimenta espiritualmente”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)