24 de octubre de 2020 00:00

Las mascotas también son sensibles a la lluvia y al frío

Entre los síntomas más comunes en perros están la secreción nasal y la tos. Esto debe ser evaluado por un veterinario

Entre los síntomas más comunes en perros están la secreción nasal y la tos. Esto debe ser evaluado por un veterinario. Foto: Reepik.es

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Isabel Alarcón
Redactora (I)
ialarcon@elcomercio.com

La lluvia y el frío pueden influir en un aumento de enfermedades respiratorias en las mascotas. Aunque algunas tienen origen viral, las condiciones climáticas extremas conllevan a que los animales estén más sensibles al contagio. Ante el inicio del invierno, los propietarios deben evitar que perros y gatos se expongan a bajas temperaturas.

Emilio Armendáriz, médico veterinario del grupo Animal House, explica que la enfermedad respiratoria más común en esta época es la traqueobronquitis canina. Se presenta como una inflamación o irritación de la tráquea, que se da por la exposición al frío. Si los propietarios actúan a tiempo -dice- se puede tratar con ­antiinflamatorios y vitaminas que ayuden a elevar las defensas de los perros.

Si no se atienden estas enfermedades, se pueden formar neumonías, bronconeumonías o problemas respiratorios más graves. En casos extremos, se requieren hospitalización y cuidados intensivos.

Armendáriz
resalta que la idea es prevenir el surgimiento de la enfermedad. Por eso, se deben evitar los paseos bajo la lluvia o en climas muy fríos.

Entre los perros que tienen mayor predisposición para desarrollar estas enfermedades están los braquiocefálicos. Razas como bulldog inglés, bull­dog francés, bóxer y shih tzu pueden tener mayores complicaciones respiratorias y requieren más cuidados.

Juan Carlos Armas, director Médico de la Clínica Veterinaria Somalí, explica que en algunos casos el clima no es la causa principal, pero influye en la respuesta de los animales. El frío puede afectar al sistema inmunológico de las mascotas y hacerlas más vulnerables a adquirir algún virus. Sumado al contacto con otros animales en los parques, guarderías o refugios, los contagios están más presentes.

Armas dice que los perros pueden desarrollar un complejo respiratorio infeccioso por causas virales y bacterianas. En el ambiente ecuatoriano, los virus más comunes son el distemper canino o moquillo, seguido por la parainfluenza, que es una de las causas de la traqueobronquitis.

En el caso de males bacterianos, el más usual se da por Bordetella bronchiseptica. Por lo general, estos procesos vienen acompañados de lagañas, lagrimeo, estornudos, tos y secreción nasal. Si esta última es de color verdoso o amarillento, es necesario acudir al veterinario para evitar que el problema continúe avanzando.

Las vacunas son una de las principales formas de prevenir estas enfermedades. Armas explica que hay opciones para el moquillo y la parainfluenza. Actualmente, hay unas gotas que se colocan en la nariz, conocida como vacuna intranasal, es efectiva para evitar que se desarrollen
estas patologías.

Ambos especialistas coinciden en que estas enfermedades son más comunes en los perros que en los gatos. Esto se debe a que los felinos pasan más tiempo en el hogar y no es común que salgan al parque. Uno de los procesos que puede presentarse en estos animales es la rinotraqueitis, que puede transmitirse cuando hay casos de hacinamiento.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (0)