19 de agosto de 2020 19:22

¿Por qué las mascarillas pueden hacerle sentir resequedad en los ojos?; consejos para prevenir

Las mascarillas faciales pueden aumentar el riesgo de ojos secos e irritados.

Las mascarillas faciales pueden aumentar el riesgo de ojos secos e irritados. Foto: Shutterstock

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Lyndon Jones*
​The Conversation

Las mascarillas ayudan a reducir la transmisión del coronavirus, lo que ha generado mandatos y recomendaciones de expertos para su uso en lugares donde el distanciamiento social es difícil. A medida que el mundo salga de los cierres, aumentará el uso de máscaras faciales durante períodos prolongados en entornos como oficinas.

Si bien estas medidas de protección son esenciales para combatir la propagación de covid-19, está surgiendo un nuevo fenómeno: cada vez más informes de ojos secos e incomodidad. ¿Cuál es la ciencia detrás de esta tendencia, quién está en riesgo y existe una solución?

El ojo seco se ha entendido mucho mejor en los últimos años, gracias a colegas del Centro de Investigación y Educación Ocular (CORE, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Waterloo, la Sociedad de Tear Film and Ocular Surface Society y otros investigadores de todo el mundo. Ese conocimiento proporciona una ventaja para descifrar esta última arruga.

Dándole sentido al MADE (Ojo Seco Asociado a Mascarillas, por sus siglas en inglés)

El término ojo seco asociado a mascarilla (MADE) fue descrito por primera vez por un oftalmólogo en junio basado en el aumento de incidentes en su consultorio. Desde entonces, han circulado informes adicionales y una revisión reciente examinó más a fondo la cuestión.

Las personas con la enfermedad del ojo seco existente informan que los síntomas empeoran, un hecho problemático para las decenas de millones de personas en todo el mundo que ya luchan con el problema. Al mismo tiempo, los pacientes previamente asintomáticos muestran por primera vez ojos incómodos y visión variable, particularmente cuando leen o usan dispositivos digitales durante un periodo prolongado.

El delicado equilibrio de nuestra película lagrimal

Al abordar el MADE, es útil comprender nuestra película lagrimal, la capa líquida que recubre la superficie del ojo. Este diminuto volumen de fluido, equivalente a una décima parte de una sola gota de agua, tiene una estructura y composición muy complejas. Lubrica la superficie del ojo, permitiendo un paso suave y cómodo del párpado en cada parpadeo. El desequilibrio continuo en la película lagrimal conduce a la enfermedad del ojo seco.

Los ojos se sienten doloridos, secos e irritados, y pueden lagrimear y verse rojos.

Hay muchas causas que generan la enfermedad del ojo seco, incluidos problemas relacionados con las condiciones de salud sistémica y ocular, la edad, el sexo o los medicamentos. El uso excesivo de dispositivos digitales, la mala calidad del aire interior y la contaminación provocan síntomas. Las situaciones que aumentan la rapidez con la que se evapora la película lagrimal, como las oficinas con aire acondicionado o los sopladores de aire de los automóviles, pueden secar rápida y significativamente la superficie del ojo, provocando síntomas más pronunciados.

Máscaras, flujo de aire y evaporación.

Las máscaras faciales reducen significativamente la propagación del aire desde la boca y la nariz. Sin embargo, el aire exhalado aún necesita dispersarse; cuando una máscara se coloca suelta contra la cara, la ruta probable es hacia arriba. Esto fuerza una corriente de aire sobre la superficie del ojo, creando condiciones que aceleran la evaporación de la película lagrimal, como una brisa constante que sopla sobre la piel húmeda.

Las personas que usan anteojos lo saben muy bien, como lo demuestra el molesto empañamiento de los lentes que a menudo se produce al respirar bajo una máscara.

Cuando se usan máscaras durante períodos prolongados, esta evaporación repetida puede provocar manchas secas en la superficie ocular.

Se han informado efectos similares con las máscaras de presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP) que se utilizan para tratar la apnea del sueño. La sequedad de los ojos también puede resultar cuando se pegan mascarillas para sellar el borde superior, si eso interfiere con el movimiento natural de los párpados, evitando los parpadeos completos. Un parpadeo incompleto puede hacer que la película lagrimal se vuelva menos estable.

¿Quiénes pueden verse afectados?

Además de las personas con la enfermedad del ojo seco preexistente, la población general que usa máscaras puede preguntarse por qué sus ojos están inexplicablemente irritados. Esto incluye a los ancianos, que naturalmente tienen lágrimas menos eficientes.

Una revisión extensa demostró que usar lentes de contacto no aumenta el riesgo de contraer covid-19, siempre que las personas sigan buenas medidas de higiene y limpieza. Sin embargo, una lente de contacto puede alterar la película lagrimal, lo que podría hacer que los usuarios sean más susceptibles al MADE si el aire exhalado afecta aún más la estabilidad de la película lagrimal.

El uso prolongado de máscaras faciales en lugares con aire acondicionado también puede desencadenar el MADE. También podría aumentar el uso de dispositivos digitales con máscaras, una tendencia al alza durante la pandemia.

Más allá de la incomodidad, el MADE presenta otro riesgo: puede alentar a las personas a frotarse la cara y los ojos para obtener un alivio temporal. La transmisión del coronavirus es posible por la boca y la nariz y, en menor medida, potencialmente por los ojos. Llevar las manos sin lavar cerca de la cara puede aumentar la probabilidad de infección. Esa es una razón adicional para abordar el MADE.

Aliviar el MADE

Varias medidas simples pueden ayudar a reducir los efectos de secado del flujo de aire ascendente de las máscaras.

Al igual que con cualquier nueva inquietud relacionada con los ojos, primero consulte con un oftalmólogo para obtener asesoramiento y descartar otras causas.

En segundo lugar, asegúrese de usar una máscara de manera adecuada, especialmente cuando use anteojos y gafas de sol. Una mascarilla ajustada o un borde superior cuidadosamente pegado con cinta que no interfiera con el parpadeo pueden ayudar a dirigir el flujo de aire hacia abajo. Esto ayuda a evitar que las lentes se humedezcan y reduce MADE.

Las gotas lubricantes pueden ayudar con la comodidad. Los profesionales del cuidado de la vista pueden recomendar el mejor tipo, según el historial médico y las circunstancias.

Limite el tiempo en ambientes con aire acondicionado o con viento cuando use máscaras y tómese descansos regulares de los dispositivos digitales.

No se deshaga de la mascarilla

¿Vale la pena usar una máscara cuando posiblemente tenga que lidiar con el MADE? ¡Absolutamente! Las mascarillas están aquí para el futuro previsible. Junto con el distanciamiento social y las medidas de higiene, representan una parte crucial de nuestra defensa contra la propagación del covid-19.

La buena noticia es que entendemos por qué se produce el MADE y podemos abordarlo. Permanecer alerta y seguir unos sencillos pasos puede ayudar a aumentar la comodidad de los ojos y promover un buen uso de la mascarilla y, con ello, avanzamos más en la superación de la pandemia global.

*Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative CommonsHaga clic aquí para leer la versión original en inglés.

*Lyndon Jones es profesor de la Escuela de Optometría y Ciencias de la Visión de la Universidad de Waterloo

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (1)