6 de febrero de 2020 00:00

Máscaras y personajes del Carnaval, en una sola muestra

Los turistas extranjeros son quienes más visitan esta exposición, que es parte de la agenda cultural de Cuenca. Foto: Lineida Castillo/ EL COMERCIO

Los turistas extranjeros son quienes más visitan esta exposición, que es parte de la agenda cultural de Cuenca. Foto: Lineida Castillo/ EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 3
Lineida Castillo
Redactora
lcastillo@elcomercio.com
(F-Contenido Intercultural)

El Carnaval es una de las expresiones culturales más populares del Ecuador y del mundo. En el país esta fiesta reúne alegría, color, música, sonidos, bailes, disfraces y sabores.

Esa riqueza está presente en la exposición ‘Mascaradas en Carnaval’, en el Centro Interamericano de Artesanías y Artes Populares (Cidap) de Cuenca. Son 120 piezas -entre figuras y cuadros- que recrean esta celebración en Ecuador y en otros nueve países.

El recorrido empieza con una muestra de 21 máscaras de figuras antropomorfas, zoomorfas, fitomorfas y ornitomorfas, hechas de manera artesanal en madera, bambú y cabuya. Allí están todas las versiones de los inicios del Carnaval, la fiesta y los excesos.

Según los registros históricos, en los pueblos andinos, esta celebración estuvo relacionada con la cosecha y se vivía con días de bailes, disfraces y mucha diversión. Algunas tradiciones han evolucionado al punto que cada pueblo tiene su propio estilo para vivirlo.

Por ejemplo, el Jueves de Compadres que viven las familias cuencanas de clase media. Se comparten alimentos y la tradicional bandeja carnavalera (harina, serpentinas y globos), con la que se comprometen a jugar el carnaval.

Esa tradición también ocupa un espacio en el Cidap. En la misma sala hay nueve cuadros que cuelgan de las paredes, una inmensa batea repleta de coloridos globos, polvo blanco y una mesa con panes, dulces y frutas de la época.

Quienes visitan el Cidap quedan contagiados de la alegría, el buen humor y la fraternidad que muestran esas imágenes. “Esto se convierte en testimonio vivo y es un acercamiento a las raíces de esta celebración en los pueblos, dijo Fausto Ordóñez, director ejecutivo del Cidap.

Ese fue el objetivo de Eduardo Tepán, curador de la muestra, quien planteó una exhibición que traslade al visitante a los diferentes lugares donde se celebra el Carnaval, con sus manifestaciones propias, gastronomía y folclor.

Hay otra sala del Taita Carnaval, el mítico personaje del pueblo Cañari, que desciende de las montañas con su colorida vestimenta, y acompañado de músicos entonando melodías andinas con el tambor, pingullo, puko y violín.

También hay una recreación del Carnaval cañari, que tuvo sus orígenes en los rituales y juegos bélicos que se practicaban dentro del pukara. En este, los indígenas se ubicaban en las lomas para festejar el equinoccio del sol con ritos y sacrificios.

En otro espacio hay figuras gigantes del Taita Carnaval de Campanas, personaje popular de la Sierra Norte que desfila acompañado de los campaneros, corazas, tamboreros y otavaleños; las imágenes fueron elaboradas en cerámica.

La figura del diablo huma con su sincretismo, vestimenta, máscara, dualidad y ritualidad sobresale en otro espacio y se complementa con seis cuadros del bocinero y danzantes de los pueblos kichwas de Imbabura y de Pichincha.

También se exhiben ollas y jarrones de cerámica, y hay un espacio que muestra la gastronomía típica que comparten las familias en esta época en los 10 países, que es a base de carnes rojas, papas, caldos, maíz tostado, dulces de frutas, bebidas y otros bocadillos.

Otro conjunto de piezas de cerámica -con detalles indigenistas- se utilizan para servir los alimentos.

Para Ordóñez, cada una de esas piezas reúne simbolismos y es un recorrido por la ritualidad y las tradiciones de los pueblos del Ecuador.

Es una muestra que nos hace gozar y nos divertimos todos, dijo la azuaya Caridad Palacios. “El papel picado, el agua y la espuma carnavalera hacen vivir momentos de alegría y bullicio a los niños, jóvenes y adultos que gustan de los juegos y espectáculos”.

Las obras pertenecen a la reserva del Cidap y son de diferentes artistas, entre ellos Germán Carrera, Jaime Tamayo y Miguel Illescas. Ellos han puesto todo su conocimiento, inspiración y creatividad para atraer a los visitantes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)