N. Zelanda tras una generación libre de tabaco con nueva ley
Cinco casas afectadas por deslizamiento de talud en …
Piñera anuncia leve subida de pensiones para chilenos
En El Panecillo, plazas y parques de Quito ya se viv…
El primer sindicato de Starbucks podría ver la luz e…
Lasso presenta portafolio de inversiones a secretari…
La Asamblea destituyó al Superintendente de Compañías
Sao Paulo exigirá el pasaporte sanitario desde el 15…

María Luisa González celebra sus 50 años en la danza

María Luisa González junto a Ignacio Jiménez, en la obra ‘El olvido del ser’. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

María Luisa González junto a Ignacio Jiménez, en la obra ‘El olvido del ser’. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Era inevitable que María Luisa González conmemore sus cinco décadas de vigorosa dedicación a la danza haciendo lo que más ama, bailar.

La danza contemporánea no es solo bailar en el sentido de la técnica, sino también investigar, conmoverse, hacerse preguntas, formarse y todo lo que implica convertir al espacio en un hecho simbólico en el que las lecturas son amplias. María Luisa González, además, siempre trabajó por una danza que mueva y que conmueva, que indague sobre sí misma y que hurgue dentro de su ser profundo.

Por eso, porque tiene valor seguir adelante en una vida en danza, la maestra ofrece el programa De cuerpo presente, que se estrenó ayer y que continúa hoy y mañana, en la Casa Teatro Malayerba (Sodiro 345 y Av. 6 de Diciembre).

María Luisa González junto a Ignacio Jiménez, en la obra ‘El olvido del ser’. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Este programa está constituido por tres obras de pequeño formato. La primera es ‘El olvido del ser’, de la coreógrafa y directora Talía Falconí, con música original de Federico Valdez y la participación del bailarín invitado Ignacio Jiménez.

La segunda es ‘Antes de flotar’, inspirada en la obra plástica de Pavel Éguez.
La tercera y última es ‘La ilusión de lo imposible’, con la dramaturgia y dirección de Víctor Hugo Gallegos y Santiago Rivadeneira.

De cuerpo presente es un proyecto ganador de los Fondos Concursables del Ministerio de Cultura y Patrimonio y el IFAIC para la creación, y cuenta con el Auspicio de la Casa de la Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión.

Enamorada de la danza desde los 16 años, su carrera oficial empieza antes de graduarse de Bachiller, al ingresar en 1969 en el Ballet de Marcelo Ordóñez, y en el Ballet Experimental Moderno de la Casa de la Cultura con Noralma Vera. De ahí, indagó sobre la danza contemporánea en México, Cuba y Alemania, y construyó una propuesta con la cual ha bailado en todos los continentes.

María Luisa González también se ha dedicado a la enseñanza de la danza en diversos espacios y continúa dictando clases y talleres para diferentes agrupaciones educativas y artísticas del país.

Suplementos digitales