17 de octubre de 2018 10:38

La lluvia recibe a Enrique y Meghan en ciudad australiana golpeada por sequía

En el día que los duques de Sussex visitaron la ciudad australiana Dubbo, afectada por una intensa sequía, llovió. Foto: AFP.

En el día que los duques de Sussex visitaron la ciudad australiana Dubbo, afectada por una intensa sequía, llovió. Foto: AFP.

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Agencia EFE

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La intensa lluvia marcó el 16 de octubre del 2018 la visita del príncipe Enrique de Inglaterra y su esposa Meghan Markle a Dubbo, una ciudad situada en una vasta zona agro-ganadera de Australia que está afectada por una intensa sequía.

"Y la lluvia ha sido un regalo", dijo el príncipe Enrique en un discurso que ofreció durante un pícnic en esta localidad, situada a más de 300 kilómetros al noroeste de Sídney, donde aborígenes locales atribuyeron el aguacero a la pareja.

Ante unos 30 000 asistentes, el príncipe también elogió a la gente del campo por ser "trabajadores incansables" y "la espina dorsal" de Australia, entre otras virtudes, mientras su esposa lo protegía de la lluvia con un paraguas.

La duquesa de Sussex, Meghan Markle, sostuvo un paraguas mientras su esposo el príncipe Enrique dio un discurso en la ciudad australiana Dubbo. Foto: DPA.

La duquesa de Sussex, Meghan Markle, sostuvo un paraguas mientras su esposo el príncipe Enrique dio un discurso en la ciudad australiana Dubbo. Foto: DPA.


El hijo del príncipe Carlos y la fallecida Diana de Gales también comentó que en la década de los sesenta su abuela, la reina Isabel II, y su marido, el duque de Edimburgo, visitaron Dubbo, y que durante su juventud él mismo vivió en el interior de Australia una experiencia como vaquero o 'jackaroo'.

Uno de los momentos más emotivos en el segundo día de la visita de los duques de Sussex a Australia fue el encuentro en el aeropuerto de Dubbo con Luke Vincent, un niño de cinco años que entregó flores y abrazó a la duquesa y jugueteó con la barba y el cabello del príncipe.

Durante su visita a Dubbo, el príncipe Enrique dejó que un niño de cinco años juegue con su barba y su cabello. Los duques de Sussex anunciaron a inicios de la semana que están esperando su primer hijo. Foto: AFP.

Durante su visita a Dubbo, el príncipe Enrique dejó que un niño de cinco años juegue con su barba y su cabello. Los duques de Sussex anunciaron a inicios de la semana que están esperando su primer hijo. Foto: AFP.

Las transmisiones televisivas mostraron cómo el príncipe, quien espera a su primer hijo en la próxima primavera boreal, hacía muecas y jugaba con el niño australiano.

A media mañana, la pareja visitó una de las granjas de Dubbo para ver los estragos causados por la sequía y donde dieron a la familia propietaria una tarta de plátano con chispas de chocolate y jengibre que Meghan preparó la noche anterior.

En la granja, la coordinadora de la sequía del estado de Nueva Gales del Sur y anteriormente nombrada la Mujer Rural Nacional del Año, Pip Job, enseñó cómo dar de comer al ganado a los duques de Sussex, que vestían atuendo informal.

Los duques de Sussex se encuentran en una gira que durará hasta finales de mes y que los llevará también a Fiyi, Tonga y Nueva Zelanda.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (0)