Nuevo impulso a relación Ecuador-Israel con lanzamie…
Un fallecido y siete heridos por siniestro de tránsi…
Policía decomisó 25 kilos de marihuana en Pelileo, T…
Elecciones en Honduras se realizaron con normalidad
Quito se festeja con vóley en La Vicentina
Bandera de la diversidad, en exterior de la Basílica…
Venezuela se solidariza con Perú tras terremoto
Siniestro de tránsito en la vía a Pallatanga dejó un…

Libri Mundi de La Mariscal cierra después de 43 años de vida cultural

La Libri Mundi ubicada en La Mariscal, un espacio propicio para el debate cultural, cierra definitivamente sus puertas. Foto: Archivo EL COMERCIO

La Libri Mundi ubicada en La Mariscal, un espacio propicio para el debate cultural, cierra definitivamente sus puertas. Foto: Archivo EL COMERCIO

La Libri Mundi ubicada en La Mariscal, un espacio propicio para el debate cultural, cierra definitivamente sus puertas. Foto: Archivo EL COMERCIO

Hoy, 13 de julio del 2015, se conoció del cierre definitivo de Libri Mundi de La Mariscal, una de las librerías íconos de la ciudad fundada hace 43 años por el alemán Enrique Grosse-Luemern.

Durante décadas, esta casona ubicada entre las calles Juan León Mera y Wilson se convirtió en el espacio por excelencia para el debate cultural en la ciudad. Un lugar de encuentro de escritores, intelectuales, y amantes de las letras.

Después de la muerte de Grosse-Luemern, la fotógrafa Marcela García continuó con el legado de su esposo. Libri Mundi de La Mariscal edificó su prestigio bajo el lema de que allí se conseguían ‘todos los libros del mundo’.

El escritor Alfonso Reece, quien fue socio de Libri Mundi los últimos siete años y actualmente colabora con la empresa, explica la razón del cierre: “Ese local está en una zona conflictiva y no tiene clientes”. Al consultarle sobre la pérdida cultural que representa el cierre de esta librería emblemática de Quito, Reece añade: “Quito ha perdido La Mariscal y con ella los negocios que allí se crearon; Libri Mundi era el último negocio de esos tiempos (años 70) que quedaba”.

Además de ofrecer una variada oferta entre sus fondos editoriales, esta librería se convirtió en un espacio propicio para disfrutar de un buen café o una conversación con alguno de sus libreros.

Ahí trabajaron Mónica Varea (Rayuela), Karina Sánchez (Tolstói), Carolina Bastidas (El oso lector) solo por mencionar a algunas de las personas que hicieron escuela en Libri Mundi y que ahora tienen su propia librería.

Reece asegura que la Libri Mundi de la Juan León Mera todavía seguirá abierta unos días más y comparte con los lectores de la ciudad “una profunda pena”. También se espera que se haga un acto de cierre que convoque a todos quienes la frecuentaron durante cuatro decenios.

Suplementos digitales