La equidad en el Gabinete de Gobierno aún es lejana
12 715 procesos judiciales por objetos ilícitos en c…
32 intentos de suicidio en el Chiche en lo que va del 2022
Desabastecimiento causa retrasos en instalación de m…
La vía Cuenca – Molleturo se reabrirá desde el…
Policía dice que hay un ‘ligero incrementoR…
Así serán los horarios de contraflujos desde el 16 d…
11 personas heridas y una fallecida por siniestros d…

La influencia de Kiss va más allá del maquillaje

Gene Simmons (izq.) y Paul Stanley, de la legendaria banda Kiss, en un concierto en Buenos Aires, Argentina, en 2009. Foto: Archivo AFP.

Gene Simmons (izq.) y Paul Stanley, de la legendaria banda Kiss, en un concierto en Buenos Aires, Argentina, en 2009. Foto: Archivo AFP.

Gene Simmons (izq.) y Paul Stanley, de la legendaria banda Kiss, en un concierto en Buenos Aires, Argentina, en 2009. Foto: Archivo AFP.

Pese a que no fueron precisamente los primeros en poner la imagen en un plano de igual o mayor importancia que la música (recordemos que Screamin’ Jay Hawkins y Arthur Brown lo hicieron ya en los 60), sus disfraces sí marcaron la pauta para lo que ha venido después.

Si Kiss hubiera cedido a la presión de su disquera de eliminar su maquillaje, muy probablemente todas las bandas que ocultan u ocultaron sus identidades detrás de máscaras o pintura no habrían existido –o serían muy diferentes-.

Bandas como Misfits (punk), Twisted Sister (glam), King Diamond (metal), Marilyn Manson (industrial), Insane Clown Posee (rap), Lady Gaga (pop) o incluso Deadmau5 (EDM) no habrían exaltado la imaginación detrás de su otra piel.

Kiss  perfeccionó ese concepto del músico personaje. Es la identidad y el misterio detrás de esta; algo que ellos mismos se encargaron de romper en los 80, cuando dieron a conocer sus rostros reales. Sin embargo, la semilla había sido sembrada.

Ahora bien, Kiss no solo impactó a aquellas agrupaciones o artistas que posteriormente desarrollaron esta suerte de figuras de acción con talentos vocales e instrumentales. También lo hizo con aquellos de imagen menos producida.

Muchos se preguntarán qué tienen en común Garth Brooks, Pearl Jam, Pantera, Julian Lennon o Lenny Kravitz. Pues todos ellos han admitido su amor por los enmascarados.

EL SONIDO DE KISS