La justicia en Ecuador enfrenta cinco problemas complejos
Defendiendo la maglia
El comercio decae por la alta inseguridad en Esmeraldas
Destitución de Llori enfrenta otra traba y oposición…
Dos productos frenan el TLC con México
Los planes de contingencia en mercados de Quito se a…
Salud destina USD 20 millones para dotar de medicina…
Karla Kanora explora con la cumbia y la marimba

Kim Jong-un prohíbe las mascotas en la capital de Corea del Norte

Imagen referencial. El líder norcoreano Kim Jong-un ordenó que las mascotas sean confiscadas de los hogares. Foto: Pixabay

Imagen referencial. El líder norcoreano Kim Jong-un ordenó que las mascotas sean confiscadas de los hogares. Foto: Pixabay

Imagen referencial. El líder norcoreano Kim Jong-un ordenó que las mascotas sean confiscadas de los hogares. Foto: Pixabay

El dictador norcoreano Kim Jong-un emitió una orden que prohíbe la presencia de mascotas en los hogares de Pyongyang, capital de este país. La noticia se difundió este miércoles 19 de agosto del 2020 en medios internacionales.

Según el líder norcoreano, las mascotas simbolizan la “decadencia capitalista”, por lo que deben ser confiscadas. La tenencia de mascotas habría causado un descontento social, ya que estas pertenecían solo a oficiales y a los integrantes de la clase más alta de Corea del Norte.

Su presencia habría sido vista como un símbolo de poder económico, ya que mientras los oficiales de alto rango podían tener perros en sus casas, las personas de escasos recursos debían mantener a sus cerdos y al ganado.

Los propietarios temen que la verdadera intención de esta medida sea utilizar la carne de las mascotas para alimentar a las personas, debido a la escasez de comida que existe en el país.

Kim Jong-un paseando en un caballo blanco entre la nieve de Paektu. Foto: AFP

El medio surcoreano Chosun Ilbo sostiene que las autoridades ya han identificado los hogares que tienen mascotas y han forzado a los propietarios a entregarlas. Este periódico aclara que la medida se implantó desde julio de este año.

Según Chosun Ilbo, sus fuentes sostienen que algunos perros han sido enviados a los zoológicos manejados por el Estado o a los restaurantes donde se comercializa su carne.