Investigadoras portuguesas crean embalajes comestibles saludables

Tres investigadoras españolas crearon envases comestibles que además alargan la vida de los alimentos. Foto: EFE

Tres investigadoras españolas crearon envases comestibles que además alargan la vida de los alimentos. Foto: EFE

Tres investigadoras españolas crearon envases comestibles que además alargan la vida de los alimentos. Foto: EFE

Investigadoras de la Universidad de Coimbra han desarrollado envases comestibles y beneficiosos para la salud a partir de residuos orgánicos como alternativa a los embalajes de plástico, según se ha dado a conocer en un comunicado.

Los envases comestibles son láminas fabricadas a partir de restos de frutas, vegetales y crustáceos, por lo que además de proteger y alargar la vida de los alimentos en el supermercado, estos envases pueden ser consumidos.

Aunque aún son un prototipo, el objetivo “es ponerlos en el mercado en un futuro próximo”, han confirmado desde la Universidad de Coimbra a Efe.
“Ya existen algunos envases comestibles, pero estos son pioneros en aprovechar los residuos y añadir además compuestos beneficiosos para la salud como antioxidantes y probióticos“, confirman.

Dos de los ingredientes principales son el almidón de la patata y la pectina del membrillo, esenciales para la elaboración de los embalajes por ser materiales poliméricos estructurales, gracias a lo que les ha sido posible conseguir láminas muy finas a través de un procesamiento simple.

Esta innovación permite cocinar los alimentos sin necesidad de quitar el embalaje, pues la película comestible, especialmente pensada para recubrir frutas, verduras y quesos, ha sido diseñada para contener propiedades bioactivas.

Para escoger estas propiedades, las investigadoras evaluaron las reacciones de los compuestos entre ellos, además de un análisis microbiológico y sensorial de películas y medir su compatibilidad con los alimentos.

El equipo está formado por las investigadoras Marisa Gaspar, Mara Braga y Patricia Almeida Coimbra, del Centro de Investigación en Ingeniería de Procesos Químicos y Productos Forestales (CIEPQPF) de la Universidad de Coimbra.

El proyecto, que comenzó en 2018 y cuenta con financiación europea, se basa en la economía circular que busca reutilizar y evitar la creación de residuos, ha sido premiado por la Universidad de Coimbra y en el concurso de ideas LL2FRESH.