24 de enero de 2019 00:00

La inversión cultural se centra en planes institucionales en Ecuador

Uno de los hitos del Ministerio en el 2018 fue la reapertura del Museo Nacional

Uno de los hitos del Ministerio en el 2018 fue la reapertura del Museo Nacional. Foto: Archivo / El Comercio

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Cultura
cultura@elcomercio.com (I)

El Ministerio de Cultura y Patrimonio es una de las tres Carteras de Estado con menos presupuesto para el 2019. Según la Pro forma aprobada, esta Cartera de Estado recibirá USD 28 354 826, es decir, un 46,07% menos respecto a la pro forma aprobada del 2018.

Del monto para este año, USD 4,45 millones son para el programa anual de inversiones. Esto es 7,1 millones menos que lo asignado el año pasado, que fue de 11,57 millones.

El Ministerio de Cultura y Patrimonio destina, además, el 84,3% de su presupuesto en gasto corriente.

Uno de los rubros que se incluyó en el plan anual de inversiones está relacionado con la construcción del Teatro Benjamín Carrión de Loja, pero este escenario se terminó de construir en el 2016 y desde entonces es la sede principal del Festival de Artes Vivas, que suele desarrollarse en el último bimestre del año y que lleva ya tres ediciones.

Gabriel Cisneros, viceministro de Cultura y Patrimonio, explica que se destinarán USD 1,97 millones a los pagos que empresas, ahora disueltas y que contrató el Servicio de Contratación de Obras (Secob), dejaron pendientes a varios proveedores.

“Nosotros gestionamos mediante los presupuestos 2018 y 2019 una asignación que se va a transferir al Servicio de Contratación de Obras (Secob) para que arreglen el problema con proveedores. Con eso esperamos tener el acta de entrega-recepción definitiva del teatro”, señala Cisneros.

En este escenario, en noviembre próximo se inaugurará la IV edición del Festival de Artes Vivas, que contará con un presupuesto de USD 2,6 millones. Este monto no consta en la Pro forma del Ministerio de Finanzas y, según Cisneros, los fondos vendrán de la Presidencia de la República.

Por la misma vía -sostiene- llegarán los USD 8,6 millones para el proyecto Arte en el Barrio, una iniciativa que, al estilo del trabajo que han venido haciendo grupos como Al Zur-ich por más de 15 años, busca fomentar el arte local.

A diferencia del año anterior, este año no se incluyó el apoyo a la producción y circulación de bienes culturales, que recibió USD 141 713,86 en el 2018.
En este contexto, la forma en que el Ministerio de Cultura y Patrimonio logrará ejecutar las políticas públicas de fomento durante este año será a través del presupuesto asignado al Instituto de Fomento de las Artes, Innovación y Creatividades (Ifaic) y al Instituto de Cine y Creación Audiovisual (Icca).

Para el 2019, el Ifaic recibirá USD 4 500 000 y el Icca USD 1 948 285 para fomento. Con este dinero, que suma USD 6,5 millones se busca promover la creación y difusión de áreas como la audiovisual, sonora, literaria y escénica del país, así como apoyar a la realización de festivales con varios lustros de trayectoria. Esto se hará a través de los fondos destinados para Festivales Emblemáticos.

Cisneros añade que otra de las fuentes de financiamiento para inversión que tiene esta Cartera de Estado es el Fondo de Fomento a la Cultura las Artes y la Innovación, que este año tiene un incremento de USD 2 000 000.

A criterio de Paola de la Vega, coordinadora de la maestría de Gestión Cultural y Políticas Culturales de la Universidad Andina Simón Bolívar, la reducción del presupuesto da cuenta que para el Gobierno el sector cultural solo es un brazo instrumental.

“La cultura no es considerada un sector estratégico o transversal. Crea políticas que mantienen contenta a una parte del sector a través de lógicas clientelares”, enfatiza De la Vega al respecto. 

En relación con el gasto de inversión en los proyectos institucionales, como el Festival de Artes Vivas de Loja y Arte en el Barrio, frente al gasto en inversión de los proyectos ciudadanos de larga data como el Festival de Teatro de Manta, Cisneros sostiene que es necesario un debate. “Lo que hemos hecho para acortar la brecha en inversión entre los proyectos ciudadanos y los institucionales es crear una línea de festivales emblemáticos”.

Para Mariana Andrade, parte del gremio audiovisual, el hecho de que se dé prioridad y presupuesto a los proyectos institucionales responde a la falta de visión en cultura de todos los gobiernos.

“Desde el sector audiovisual lo que pedimos es que se respete el trabajo que se genera desde el Icca, institución que existe como resultado de una lucha del sector que se realizó durante muchos años”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)